Opinión

Los beneficios de una fuerza laboral sana

Las empresas deben ser también espacios donde se contribuya a detectar una patología a tiempo o con meses de anticipación, lo que mejorará sustancialmente la calidad de vida de las personas y, por lo tanto, su desempeño laboral.

Es el momento de que las empresas vayan a la acción y se comprometan a optar por este camino. FREEPIKEs el momento de que las empresas vayan a la acción y se comprometan a optar por este camino. FREEPIK
Es el momento de que las empresas vayan a la acción y se comprometan a optar por este camino. FREEPIK
Por:  Jorge Welch

Las empresas hoy cumplen un rol más amplio que solo dar empleo y generar utilidades a sus accionistas. Hemos visto surgir con fuerza la responsabilidad social empresarial, la consciencia por el necesario cuidado del medio ambiente y muchas iniciativas que las destacan como actor social de relevancia por un presente y futuro mejor. No obstante, son pocas las que tienen como eje relevante de su estrategia el bienestar y la salud de sus trabajadores, uno de sus principales activos.

La pandemia ha hecho darnos cuenta, de golpe, que una fuerza de trabajo poco eficiente y/o enferma tiene un altísimo costo, no solo en lo emocional, sino que también en temas prácticos, como por ejemplo, el ausentismo laboral. De hecho, se estima que hoy este indicador es tres veces lo que era antes de la pandemia.

Para contrarrestar indicadores como estos, hoy más que nunca, las compañías deben tomar un rol activo en cuidar a sus trabajadores, lo que no necesariamente representa un costo más alto, por el contrario. Pensemos solamente en cuánto puede significar en “costo de oportunidad” el hecho de que la gente deba pasar horas esperando una atención, que se vea obligada a pedir permiso en el trabajo, que después deba usar tiempo en comprar medicamentos, y un largo etcétera. Todo esto puede resolverse con tecnología y sin moverse del escritorio. Al menos, en una parte importante de los casos.

Es por eso que las empresas deben ser también espacios donde se contribuya a detectar una patología a tiempo o con meses de anticipación, lo que mejorará sustancialmente la calidad de vida de las personas y, por lo tanto, su desempeño laboral. Esto actualmente puede realizarse a través de soluciones que la tecnología nos entrega y que en casi dos años de pandemia han sido utilizadas para detectar casos de COVID-19.

Es el momento de que las empresas vayan a la acción y se comprometan a optar por este camino. Los beneficios serán tanto para sus colaboradores como para el negocio mismo, al contar con trabajadores sanos, más motivados, con menores tasas de ausentismo y mejorando la productividad de la operación. ¿Por qué no comenzar a hacerlo?
 

Más Noticias

Más Noticias