Opinión

Minsal y violencia vial, un problema de salud pública

Resulta incomprensible que la Unidad de Seguridad Vial del Ministerio de Salud fuera cerrada, determinación que sepultó la única opción de incorporar a la seguridad vial como un tema de salud pública en esa cartera.

Foto Agencia Uno.
Foto Agencia Uno.
Por:  Claudia Rodríguez

Chile suscribió a comienzos de este 2020 la declaración de Estocolmo, como un segundo decenio de acción para la seguridad vial en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de las Naciones Unidas. La idea de esta iniciativa es poder reducir en un 50% los fallecidos que ocasiona la violencia vial, pensando en la próxima década 2021 -2030.

Nuestro país ajustó a la baja este desafío, apuntando a disminuir la cifra en un 30% durante el mismo período. Para esto, se propusieron 152 medidas acordadas en la “Estrategia por la seguridad vial”, recientemente lanzada por CONASET. Esta estrategia identifica a los más frágiles del ecosistema vial como lo son los niños, jóvenes y adultos mayores, además de los usuarios vulnerables, como peatones, ciclistas y motociclistas, reconociéndoles el derecho a disfrutar del más alto nivel de salud durante sus traslados.

Los siniestros viales matan a más de 1,35 millones de personas cada año a nivel global, produciéndose más del 90% de estas muertes en países de bajos y medianos ingresos. De hecho, son la principal causa de muerte de niños y jóvenes de entre 5 y 29 años de edad, proyectándose que existirán más de 500 millones de muertes y lesionados por siniestros viales en todo el mundo entre 2020 y 2030. Esto se explica principalmente por el aumento explosivo del parque automotriz, la deficiente infraestructura y desigualdad territorial, una fiscalización al debe y un débil compromiso de los actores políticos.

Y este último punto es trascendental. Resulta incomprensible que la Unidad de Seguridad Vial del Ministerio de Salud fuera cerrada, determinación que sepultó la única opción de incorporar a la seguridad vial como un tema de salud pública en esa cartera. A la luz del aumento de la violencia en las calles, con muertes de peatones y ciclistas a diario, ¿se involucrará nuevamente el Minsal? Es importante comprender que los ejes recomendados por la ONU para mejorar la seguridad vial no se pueden abordar sin una gestión transdisciplinar, donde Salud sea un actor clave y relevante, no solo como observador.

La violencia vial es prevenible. Todos los estudios e investigaciones apuntan a que esta epidemia es evitable, pero sólo se logrará con trabajo integral y coordinado de ministerios claves como Salud, Educación y Transporte. Si no logramos abordarlo de esta manera, esta realidad seguirá siendo un problema de salud pública sin solución, generando consecuencias graves en el plano social, económico y territorial, repercutiendo de forma directa en el progreso de Chile de cara a cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Más Noticias

Más Noticias