Opinión

Retener y gestionar talentos: los desafíos en el escenario laboral de pandemia

Mientras la pandemia continúa entre nosotros, sigue generando nuevos desafíos e impactos sociales y económicos al interior de las organizaciones. Aún tenemos la necesidad de impulsar estrategias y medidas de intervención multifactoriales para enfrentar la gestión del talento organizacional.

Se deben sumar condiciones que aseguren agilidad organizacional de los distintos procesos, transformación digital, gestión de la diversidad e inclusión. AGENCIA UNO/ARCHIVOSe deben sumar condiciones que aseguren agilidad organizacional de los distintos procesos, transformación digital, gestión de la diversidad e inclusión. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Se deben sumar condiciones que aseguren agilidad organizacional de los distintos procesos, transformación digital, gestión de la diversidad e inclusión. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Miguel Toledo

La pandemia del COVID-19 ha cambiado los estilos de vida y trabajo, tornando más difusos y frágiles los límites entre el lugar físico de trabajo, el espacio del hogar familiar y los horarios. Esto ha ocasionado problemas de convivencia y estrés tanto a nivel profesional como personal, convirtiéndose en uno de los retos más importantes que se deben asumir hoy en la gestión de personas. Pero también ha influido en el diseño del sistema de compensaciones y en uno de los principales desafíos para cualquier firma: la forma en que busca retener a sus talentos. 

En medio de los grandes cambios que están experimentando las empresas y organizaciones respecto a la modalidad de trabajo híbrido, puede haber la percepción entre los colaboradores de que ahora contarán con dos ambientes de trabajo: en algunos casos estarán físicamente en la oficina, mientras que en otras instancias se desempeñarán en la modalidad virtual. Ello presenta el desafío de cambiar las formas de relacionarse con los colaboradores y exige nuevos estilos de liderazgo, comunicación. En definitiva, requiere gestión integral de Recursos Humanos en empresas u organizaciones de cualquier tamaño y sector industrial, además de las adecuaciones de las estructuras organizacionales a nivel de las áreas y puestos de trabajo. 

A lo anterior, se deben sumar aspectos y condiciones que aseguren agilidad organizacional de los distintos procesos, transformación digital, gestión de la diversidad e inclusión, todos ellos desafíos permanentes de la Dirección de Personas y Organizaciones modernas. Será entonces relevante reconocer que toda esta problemática y cambios organizacionales pueden traer asociados problemas de estrés y agotamiento laboral, que vienen aparejados a esta nueva forma de organización del trabajo. 

Es decir, mientras la pandemia continúa entre nosotros, sigue generando nuevos desafíos e impactos sociales y económicos al interior de las organizaciones. Aún tenemos la necesidad de impulsar estrategias y medidas de intervención multifactoriales para enfrentar este y otros temas de gestión del talento organizacional, mitigando su impacto en la salud de los colaboradores y permitiendo una adecuada gestión organizativa. 

Dentro de estas estrategias están el desarrollo y fortalecimiento del  “wellbeing” o “bienestar” tanto en los aspectos físicos como emocionales de las y los trabajadores: ello implica, en palabras de la profesora de Harvard Amy Edmondson, crear entornos psicológicamente seguros, donde exista la posibilidad de equivocarse, generar confianza y colaboración; ambientes que promuevan el trabajo en equipo, donde la ayuda y apoyo emocional al trabajador sea parte de la cultura organizacional y no un obstáculo para el buen desempeño laboral; y en donde sea posible además flexibilizar la actividades laborales según se requiera. Para ello, es necesario fortalecer los estilos de liderazgo colaborativos y horizontales, entendiendo y escuchando atentamente a todos los integrantes de la organización. Hoy, este tema es clave, como parte de la estrategia que nos permita finalmente retener talentos.
 

Más Noticias

Más Noticias