Opinión

Retiros de fondos de pensiones y el terraplanismo económico

El resultado, hasta el momento, se traduce en una inflación del año 2021 igual a un 7,2%, las más alta en 14 años, donde 2/3 se explica por factores internos del país según IPOM del Banco Central; tasas de hipotecarios que  alcanzan su mayor valor en 8 años y el plazo máximo de los créditos se acorta a 20 años, entre otros efectos.

Era más fácil creer en el terraplanismo económico que abunda en las redes sociales. Hoy, los guaripolas de los retiros lloran sus consecuencias. AGENCIA UNO/ARCHIVOEra más fácil creer en el terraplanismo económico que abunda en las redes sociales. Hoy, los guaripolas de los retiros lloran sus consecuencias. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Era más fácil creer en el terraplanismo económico que abunda en las redes sociales. Hoy, los guaripolas de los retiros lloran sus consecuencias. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Se dijo claramente, por parte de economistas de todos los colores políticos, que los retiros de los fondos individuales de pensiones era una mala política pública y que generaría efectos indeseados, pero no se escuchó. Se prefirió acusar a los economistas de agoreros o defensores de los intereses de los poderosos de siempre, sin siquiera tratar de entender que lo que se intentaba explicar era que la economía es un sistema donde todas las piezas están interconectadas y al mover una pieza se genera una reacción en las demás, lo cual genera efectos incluso contrarios a los perseguidos. 

Era más fácil creer en el terraplanismo económico que abunda en las redes sociales. Hoy, los guaripolas de los retiros lloran sus consecuencias.

Dentro de los efectos pronosticados como consecuencia de los retiros estaban: i) un aumento de la inflación producto de un shock de demanda interna que sobrecalentaría la economía, ii) un aumento de las tasas de los créditos hipotecarios producto del desmantelamiento del mercado de deuda de largo plazo en moneda local, iii) un mayor gasto fiscal futuro para financiar las pensiones de todos quienes se quedaron sin fondos individuales, iv) menores pensiones futuras dado que las pensiones autofinanciadas son mayores que las pensiones básicas solidarias y v) un aumento de la desigualdad producto de transformar ahorro-inversión en consumo presente que elevaría las utilidades de las industrias de consumo como el retail.

El resultado (hasta el momento) es: i) una inflación del año 2021 igual a un 7,2%, las más alta en 14 años, donde 2/3 se explica por factores internos del país según IPOM del Banco Central, ii) tasas de hipotecarios alcanzan su mayor valor en 8 años y el plazo máximo de los créditos se acorta a 20 años, las tasas UF+2% o los créditos a 30 años ahora son solo un bonito recuerdo, iii) el mayor gasto fiscal futuro será difícil de estimar, dado que ha quedado cubierto por el mayor gasto que significará la reforma de pensiones aprobada recientemente, donde los pensionados pertenecientes al 90% de menores recursos verán incrementadas sus pensiones en $185.000 (monto que no se superpone a los beneficios ya recibidos a través de PBS y ABS). No obstante, la tramitación estuvo tensionada por el financiamiento de largo plazo de este proyecto, lo cual sugiere que se necesitarán nuevos recursos permanentes para mantener esta política, iv) el efecto de menores pensiones futuras también es de largo plazo, por lo cual no hay evidencia al respecto. No obstante, el esfuerzo fiscal para reponer el valor futuro de los recursos extraídos de las cuentas individuales es de una envergadura significativa, v) los recientes estados de resultados comunicados por el retail y la banca dan cuenta de millonarias utilidades generadas durante el año 2021, hecho esperable toda vez que el dinero retirado por las personas sería eventualmente consumido, invertido o mantenido en las cuentas corrientes/vista. 

Al parecer el consumo y el ahorro debajo del colchón (análogo a tener el dinero en la cuenta) prevaleció. Estas millonarias utilidades representan un aumento importante de las rentas del capital, mientras que durante el mismo período de tiempo las rentas del trabajo (remuneraciones de los trabajadores asalariados) aumentó un 6,8%, lo que en términos reales (descontada la inflación) se traduce en una disminución de 0,4% del salario real.

Más Noticias

Más Noticias