Opinión

Se busca corazón

Hay más posibilidades de que una persona necesite un órgano a que sea donante, pero más allá de eso, hablemos, sepamos cuál es la postura de nuestros seres queridos antes de tener que tomar una decisión.

No temamos involucrarnos en causas que no necesariamente nos afectan de forma directa, porque la sociedad somos todos y todas. AGENCIA UNO/ARCHIVO
No temamos involucrarnos en causas que no necesariamente nos afectan de forma directa, porque la sociedad somos todos y todas. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Carlos Denis y Gabriela Squadritto

Hoy nos entrevistaron en una radio, y dentro de las preguntas, nos hicieron una que ha sido bastante recurrente: qué relación tenemos nosotros con la donación de órganos, si hemos tenido alguna experiencia. Contestamos que no, que afortunadamente ni nosotros ni nuestros cercanos hemos necesitado un trasplante, pero que aún así, es un tema que nos toca, y hacer un cuento ilustrado para niños y niñas que hable sobre esto nos conmovió profundamente. Lo tomamos como una oportunidad de tratar a los niños y niñas con respeto frente a un tema delicado, del que es difícil hablar, pero que pueden entender perfectamente si se les explica bien, de plantearlo en la conversación diaria de las familias.

La donación de órganos no es ajena a los más chicos. Detrás de una historia optimista y entretenida, que tiene como protagonista a una niña creativa que busca un corazón para su mamá, y, por otro lado, a un corazón trabajador que quedó sin trabajo porque el cuerpo en el que estaba “tuvo que cerrar”, queremos que todos puedan reflexionar sobre algo que quizás se ve lejano, pero que es urgente para miles de personas. “Se busca corazón”, en ese sentido, no es solo el título de nuestro libro, publicado este año por editorial Zig-Zag, sino una invitación a revisarnos por dentro y ponernos en el lugar de tanta gente que no puede seguir esperando.

Según Fundación Cambiemos La Historia, organización que busca generar conciencia sobre la donación de órganos, hay más posibilidades de que una persona necesite un órgano a que sea donante, pero más allá de eso, hablemos, sepamos cuál es la postura de nuestros seres queridos antes de tener que tomar una decisión. Informémonos, porque entender algo es el primer paso para tener una opinión, y, sobre todo, no temamos involucrarnos en causas que no necesariamente nos afectan de forma directa, porque la sociedad somos todos y todas.

Carlos Denis y Gabriela Squadritto,

autores del libro “Se busca corazón”
 

Más Noticias

Más Noticias