Opinión

Sindicato de trabajadores en Amazon y la importancia de cuidar la reputación de las empresas

Ojalá que lo que ocurrió en Amazon nos sirva de lección y a futuro, más empresas cuenten con sindicatos de clase mundial, mejores prácticas y un interés genuino por el bienestar integral de sus colaboradores.

Este triunfo de las personas abre la puerta para que aumenten los sindicatos dentro de las empresas. @RAWPIXEL/FREEPIKEste triunfo de las personas abre la puerta para que aumenten los sindicatos dentro de las empresas. @RAWPIXEL/FREEPIK
Este triunfo de las personas abre la puerta para que aumenten los sindicatos dentro de las empresas. @RAWPIXEL/FREEPIK
Por:  Alfonso Bawarshi

Hace algunos días fue noticia en todo el mundo la creación del primer sindicato de trabajadores del gigante tecnológico estadounidense Amazon. Esto pese a que la empresa –propiedad del multimillonario Jeff Bezos–, se opuso en un comienzo a que sus empleados se unieran para negociar un convenio colectivo que ayudara a mejorar sus condiciones laborales. 2.654 empleados votaron “sí” al sindicato y 2.131 votaron en contra, en lo que se convirtió en un hito para el sindicalismo en el país norteamericano, junto con la validación de la labor de los defensores de derechos laborales y las organizaciones de trabajadores.

La noticia llama la atención por varios factores, el primero es el tamaño de la empresa en cuestión, Amazon es el segundo empleador privado más grande de Estados Unidos, sólo por detrás de la cadena de supermercados Walmart. Segundo, la propuesta prosperó gracias al impulso de Christian Smalls, un trabajador que fue despedido en 2020 por denunciar la falta de medidas de protección durante la pandemia. Tercero, la campaña tuvo un fuerte impacto mediático, con el apoyo de distintas personalidades que estuvieron a favor de la moción de los trabajadores.

Este hecho nos deja varias lecciones que pueden ser aplicables a cualquier organización, sin importar su ubicación o rubro. Hoy en día las empresas no sólo son exitosas por su desempeño económico o su presencia en los rankings de mayor facturación anual. Hay varios otros factores que permiten identificar a una buena compañía, siendo fundamentales el cuidado y preocupación que demuestran por sus equipos, la generación de un buen clima laboral, la entrega de beneficios y los avances tecnológicos disponibles no sólo para la gestión, sino también al servicio de los colaboradores.

Por supuesto, esto significa que las empresas ahora deben dedicar esfuerzos tanto a la reputación externa como interna. Amazon es el ejemplo más claro: pese a ser una de las marcas más valiosas y reconocidas a nivel mundial por su oferta de productos y servicio postventa, la polémica en la que se vio envuelta tras su negativa a la creación del sindicato terminó por perjudicarla ante la opinión pública.

Este triunfo de las personas abre la puerta para que aumenten los sindicatos dentro de las empresas validando un principio básico: que las voces de los colaboradores sean escuchadas con interés y respeto en todo lo referente a las decisiones importantes que se toman en sus lugares de trabajo. De eso se trata finalmente, de la escucha activa como un punto clave para detectar falencias e implementar mejoras.

La gestión de personas ya no es una relación vertical, es más bien horizontal con retroalimentación constante de ambas partes. Las empresas que incorporen esta nueva realidad y tomen medidas en beneficio de sus equipos serán las más valoradas y las más capaces de afrontar nuevos desafíos. Para ello, tenemos aliados que nos facilitan la tarea, como la digitalización y la tecnología, que permiten estar en contacto con grandes grupos de personas y agilizar la entrega de capacitación y beneficios. Ojalá que lo que ocurrió en Amazon nos sirva de lección y a futuro, más empresas cuenten con sindicatos de clase mundial, mejores prácticas y un interés genuino por el bienestar integral de sus colaboradores.

Alfonso Bawarshi, 

CEO y Socio Fundador de Grupo Avanza

Más Noticias

Más Noticias