Opinión

¿Sistema nacional de salud o plan universal?

Nacionalizar toda la red de salud implicaría una alta inversión y un nivel de gasto para el Estado que las arcas fiscales no podrían sostener en los próximos años. Me parece que la idea de un plan universal con cobertura de financiamiento para todos los ciudadanos, va en la línea correcta y coincide con la realidad económica actual de nuestro país.

Debemos ser moderados y buscar llegar a un gran acuerdo que nos permita avanzar en mejoras sustanciales en el sistema de salud. AGENCIA UNO/ARCHIVODebemos ser moderados y buscar llegar a un gran acuerdo que nos permita avanzar en mejoras sustanciales en el sistema de salud. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Debemos ser moderados y buscar llegar a un gran acuerdo que nos permita avanzar en mejoras sustanciales en el sistema de salud. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  Agustín Romero

En marzo se vienen diversos cambios para nuestro país, inicia un nuevo Gobierno y también ingresa un Parlamento renovado, donde debemos empezar a definir las prioridades legislativas y debatir sobre las distintas urgencias que tiene hoy la ciudadanía. Sin lugar a dudas, un tema que debe estar en el centro es cómo logramos mejorar la salud para todos los chilenos, y ahí surgen distintas propuestas.

Estamos de acuerdo –transversalmente- en que mejorar la salud es una prioridad y debemos lograr converger en algunos puntos para que el sistema del país pueda mejorar la calidad de atención. En medio del debate entre salud con gran presencia del Estado o un plan universal con una cobertura para todas las personas, debemos encontrar la forma que sea más viable para dar una respuesta inmediata a esta necesidad.

En el programa del próximo Gobierno se plantea que la mejor opción sería un sistema nacional único de salud y se propone universalizar la cobertura de Fonasa, de forma que toda la ciudadanía quede afiliada a dicha institución, así como también fortalecer la atención primaria en los diversos territorios. A mi juicio, esta es una propuesta bastante arriesgada y existen otros caminos que podrían ser más eficientes y darían una solución a corto plazo.

Nacionalizar toda la red de salud implicaría una alta inversión y un nivel de gasto para el Estado que las arcas fiscales no podrían sostener en los próximos años. Estamos en un panorama en el cual hay que apuntar a reducir el gasto público y, es más, ya existe una restricción en la Ley de Presupuesto para este año, porque la economía nacional se ha visto afectada por la crisis sanitaria y económica, entonces no podemos ser irresponsables y plantear reformas tan radicales en este momento.

Debemos ser moderados y buscar llegar a un gran acuerdo que nos permita avanzar en mejoras sustanciales en el sistema de salud. Me parece que la idea de un plan universal con cobertura de financiamiento para todos los ciudadanos, en el cual se busque asegurar la cobertura en medicamentos y diversas prestaciones que hoy no la tienen, ni en los centros de salud públicos ni privados, va en la línea correcta y coincide con la realidad económica actual de nuestro país.

Más Noticias

Más Noticias