Opinión

Vivir en Esperanza o vivir en Huérfanos

Ojalá la proximidad del flamante presidente Boric con los hombres de la hospedería más grande de Chile, nos ayuden a tomar un camino distinto. Resulta paradójico que estos hombres huérfanos de todo vivan en Esperanza, y existe esperanza en que el nuevo vecino que llega a instalarse a Huérfanos haga algo por ellos y las más de 20 mil personas en situación de calle.

El Presidente Gabriel Boric ya se encuentra viviendo en su nuevo domicilio en el Barrio Yungay. AGENCIA UNO/ARCHIVOEl Presidente Gabriel Boric ya se encuentra viviendo en su nuevo domicilio en el Barrio Yungay. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El Presidente Gabriel Boric ya se encuentra viviendo en su nuevo domicilio en el Barrio Yungay. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Muchos han visto todo un símbolo, una potente metáfora, en que el flamante presidente Gabriel Boric haya escogido vivir entre Esperanza y Libertad, en pleno Barrio Yungay de Santiago. 

Sesenta hombres –mayores, muchos; con consumo de alcohol y de drogas, hartos; con trastornos mentales, varios; con historias de quiebres y fracturas personales, todos– viven por ahí mismo, en Esperanza 1125, a ocho cuadras del domicilio presidencial y de su pareja, Irina. Antes eran unos 120, lo que convertía a esa casa en la residencia para hombres en situación de calle más grande de todo Chile, la Hospedería Álvaro Lavín, que existe ahí desde 1993. 

Ninguno de los residentes de la casa escogió, como el presidente, vivir en Yungay. Para ellos, estas dos propiedades añosas y unidas para albergar a los más pobres entre los pobres, son la única solución cuando el frío arrecia, están enfermos o las de por sí peligrosas condiciones de vivir y dormir en la calle se vuelven aún más críticas, como sucedió inmediatamente después del estallido social. Ciento cuarenta residentes hubo por esos días de toque de queda, protestas, represión y violencia, en que se debió abrir sobrecupos. Y apenas 36, en mayo de 2020, en la peor etapa de la pandemia, cuando se produjo un brote de COVID-19, todos los trabajadores se contagiaron, y los hombres de la calle autogestionaron la hospedería con apoyo telemático de los trabajadores sociales, demostrando una tremenda responsabilidad y capacidad de organización.

Hace 30 años, cuando se inauguró la Álvaro Lavín, había al menos seis residenciales baratas en el barrio, pero la mayor supervisión y control municipales ha obligado a varias a cerrar y a otras a entrar al negocio del arriendo de piezas u otros fines.

El albergue solidario de calle Esperanza no cobra. Sólo pide un aporte voluntario por pasar la noche, ducharse, comer y desayunar a los que pueden, por una cuestión de dignidad más que de provecho económico. Los muy mayores o con problemas de salud física y mental graves que los limitan permanecen en la hospedería todo el día, como es el caso de un bailarín y trapecista del circo Timoteo que cayó al suelo sin red de seguridad. 

El dispositivo social cuenta con varias iniciativas notables de inclusión, como la alianza con la fundación Trato Hecho Vecino, que consiste en que los hombres de la hospedería –muchos de ellos avezados obreros de la construcción– hagan trabajos de reparación y mejoramiento en las casas del barrio por precios muy convenientes y dirigidos por voluntarios, que son arquitectos expertos en patrimonio. Gracias a esto, para varios vecinos “los borrachos de la Lavín”, hoy son “los maestros de la Lavín”, logrando una convivencia armónica y derribando prejuicios. 

Pero Yungay ha cambiado, hoy el tráfico de drogas y la delincuencia campean. “Está más peligroso Yungay que La Legua”, nos dice un trabajador social que conoce ambos territorios. 

La llegada del presidente de la República y de su dispositivo de seguridad, sin duda, ahuyentarán a narcos y otros delincuentes. Pero también –y eso se escucha entre los hombres de la Lavín– a las personas en situación de calle. Cuentan que el municipio ya les advirtió a los que duermen en la plaza Portales que deben salir de ahí por la proximidad con la residencia del presidente Boric, sin darles ninguna alternativa. 

El caso me trae a la memoria una viñeta de Quino, donde la inquieta Mafalda se pregunta: “¿Qué hacemos con los pobres?”, y su frívola amiga Susanita le responde: “Escondámoslos”. 

Ojalá la proximidad del flamante presidente Boric con los hombres de la hospedería más grande de Chile, nos ayuden a tomar un camino distinto, como el revolucionario programa “Vivienda Primero”, que tan buenos resultados ha dado en muchos países del mundo y que en Chile empezó a aplicarse en 2019 y ya está en varias regiones con alentadores resultados. 

Resulta paradójico que estos hombres huérfanos de todo vivan en Esperanza, y existe esperanza en que el nuevo vecino que llega a instalarse a Huérfanos haga algo por ellos y las más de 20 mil personas en situación de calle. Algo serio y definitivo. 
 

Ximena Torres Cautivo

Periodista y escritora.+ info

Más Noticias

Más Noticias