Cerrar
Cerrar publicidad

País

Ex detenidos en Colonia Dignidad exigen que Chile y Alemania asuman su responsabilidad por torturas

La carta incluye la firma del primer fugado, Wolfgang Kneese, quien después de su fuga en 1966 fue condenado por tribunales chilenos a 5 años de cárcel por "injurias, robo de caballo y sodomía".

Ex detenidos en Colonia Dignidad exigen que Chile y Alemania asuman su responsabilidad por torturas
Por 4 de febrero de 2013

Este lunes a las 12:00 horas, Adriana Bórquez, Gabriel Rodriguez y Luis Peebles, todos torturados en 1975 en Colonia Dignidad, acompañados por una serie de representantes de agrupaciones de DD.HH. y sitios de memoria, entregaron una carta abierta en La Moneda y en la Embajada de Alemania.

Durante esta semana los jerarcas condenados por la Corte Suprema serán notificados y encarcelados, por lo que los denunciantes plantearán una serie de exigencias a los Estados de Chile y Alemania, debido a su responsabilidad durante décadas en sistemáticas violaciones a los derechos humanos en el enclave.

Se constata que a 23 años de democracia no hay ni una sola condena de última instancia en casos de DD.HH. relacionados con Colonia Dignidad y se demanda dedicación exclusiva a los casos de ministros, como el del juez Jorge Zepeda; enjuiciamiento o cumplimiento de condena de Harmuth Hopp en Alemania; un reconocimiento público de las responsabilidades y omisiones por parte de los Estados, que se deje de financiar las empresas de la ex Colonia Dignidad y con eso se financien memoriales y proyectos de Memoria Histórica.

El viaje de Adriana Bórquez – que camina con muletas y con mucha dificultad por secuelas de la tortura –  se produce un día después que en Villa Baviera remataran diversos utensilios personales de Paul Schaefer, el Mercedes de Hartmut Hopp y la ambulancia que fue utilizada para transportar prisioneros a Colonia Dignidad. El “animador” del remate era Friedhelm Zeitner, ex guardaespalda de Schaefer en Argentina y recientemente condenado a 3 años y un día como encubridor de 4 violaciones y 16 abusos sexuales a niños.

Cuatro de los firmantes, Adriana Borquez, el doctor Luis Peebles, Erick Zott e Iván Treskow fueron testigos en el juicio de Bonn, que Colonia Dignidad llevó contra Amnistía Internacional por injurias en 1977, terminando en 1997 sólo porque la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad dejó de existir.

 

CARTA ABIERTA

al Gobierno de Chile

Presidente Sebastián Piñera, Palacio La Moneda, Santiago

al Gobierno de Alemania

Canciller Angela Merkel, Bundeskanzleramt, Berlín

a través de la Embajada de la República Federal de Alemania en Santiago

 

CASO COLONIA DIGNIDAD : EXIGIMOS JUSTICIA POR LAS VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS

En medio de la impunidad que ha rodeado siempre los crímenes de Colonia Dignidad desde su fraudulenta instalación en las cercanías de Parral, las condenas ratificadas por la Corte Suprema, hace unos días, a algunos de sus jerarcas, nos acercan un poco a la justicia. Dichas condenas están relacionadas con el secuestro, la violación y el abuso de menores, delitos cometidos durante décadas en el enclave de Schäfer. Esperamos que se hagan efectivas y que se tomen todas las medidas para evitar cualquier fuga, como ocurrió con Hartmut Hopp, quien goza actualmente de impunidad en Alemania.

Que algunos, al menos, de los jerarcas que cometieron tales crímenes y violaciones a los derechos humanos sean sancionados es una señal de justicia y una reparación para las víctimas, en medio de de tanta impunidad e injusticia. No obstante, debemos recordar que, por lo menos, 10 jerarcas han logrado eludir la acción de la justicia chilena huyendo a su Alemania natal.

Para las víctimas y familiares de tortura, asesinatos y desapariciones en el enclave, el hecho que hasta el día de hoy no exista una sola condena de última instancia por las aberraciones cometidas por colonos de la Colonia Dignidad en conjunto con la DINA, durante la Dictadura Militar, entre los años 1973-1990, ha sido una herida permanente e irreparada desde entonces, porque nada nos devolverá a nuestros familiares, nadie nos hará olvidar la tortura. Exigimos Justicia, con el fin de reinvindicar de este modo el respeto a los Derechos Humanos de los dos Estados involucrados en estos crímenes por acción u omisión y por sus ciudadanos culpables:

Alemania y Chile!

Al gobierno de Chile y al Poder Judicial chileno le exigimos que aceleren los juicios, otorgando dedicación exclusiva a los jueces que investigan los crímenes, del mismo modo que pedimos que se nos informe sobre el avance de sus pesquisas y se dicten fallos apropiados.

Conocemos de las confesiones de colonos que acreditan que decenas de nuestros familiares fueron asesinados y enterrados en fosas comunes en Colonia Dignidad. Sabemos del archivo de fichas encontrado en 2000 y 2005 en Colonia Dignidad y exigimos que se de acceso a su contenido a los familiares así como a sus abogados.

Al gobierno de Alemania y al Poder Judicial alemán le exigimos que admita que supo de esos crímenes durante muchos años y de la concomitancia de su Embajada en Santiago, sin tomar las medidas adecuadas para acabar con las sistemáticas violaciones a los DDHH en Colonia Dignidad. Esperamos que extraditen a Hartmut Hopp para que cumpla su condena de cárcel en Chile o que la cumpla en una cárcel alemana. Las investigaciones judiciales en Alemania nunca han llevado a acusación judicial alguna y se han archivado. Exigimos que se lleven investigaciones judiciales serias y prontas en contra de los fugados de la justicia chilena y que se condene a los culpables.

Y por último pedimos respeto a la Memoria de las víctimas de tanto dolor. No habrá fiestas que logren hacer olvidar a los chilenos que Colonia Dignidad fue un infierno para los niños y ciudadanos chilenos torturados, abusados y asesinados. En Villa Baviera hoy en día con dineros fiscales los Estados de Chile y Alemania apoyan a las empresas de la ex-Colonia Dignidad. ¡Ya basta!

Esta burla a las víctimas se acrecienta cuando se oculta sistemáticamente de la sociedad la constatación pública de las atrocidades cometidas ahí. Exigimos a ambos Gobiernos que asumen sus responsabilidades y omisiones públicamente y apoyen a proyectos de Memoria Histórica, que hagan visible lo que ocurrió en Colonia Dignidad. Para ese fin exigimos, también, la instalación de memoriales que recuerden el horror en el acceso a la Villa Baviera, en la ex-Casa de la DINA en Parral en calle Ignacio Carrera Pinto (ex calle La Unión 262) que le fuera facilitada a la DINA por Colonia Dignidad y en la ex-casa que mantuvo Colonia Dignidad al costado del Estadio Nacional en calle Campo de Deportes 817.

Demandamos una pronta respuesta a estas exigencias.

JUSTICIA Y MEMORIA – NI OLVIDO NI IMPUNIDAD!

Firman:

Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos – Parral

Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos – Talca

Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos

Adriana Bórquez Adriazola – Profesora de Estado, Torturada en Colonia Dignidad, Talca

Gabriel Rodríguez Bustos – Periodista, Concejal, testigo en juicios contra Colonia Dignidad,Talca

Iván Treskow Cornejo – Profesor de Estado, Torturado en Colonia Dignidad, Paris

Luis Enrique Peebles Skarnic – Médico Siquiatra, Torturado en Colonia Dignidad, Santiago

Erick Zott Chuecas – Funcionario ® United Nations, Torturado en Colonia Dignidad, Viena

Ernst Wolfgang Kneese – Fugado de Colonia Dignidad en 1966, Hamburgo

Mireya García – Vicepresidenta Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos – Santiago

Adhieren:

Londrés 38, espacio de memorias

Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi

Centro de Investigación y Documentación Chile-Latinoamérica (FDCL), Berlín

Comité Ètico contra la Tortura – Alemania

Agrupación de ex-Presas y ex-Presos Políticos de Chile en Berlín-Brandenburgo

Talca, Parral, Santiago, París, Viena, Hamburgo y Berlín, el 04 de febrero de 2013

Para responder o adherir a esta carta abierta: [email protected]

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día