Jacqueline Van Rysselberghe (UDI): “Un niño al ser adoptado por homosexuales va a sufrir el peso de esa minoría”

Pese al recurso de protección que interpuso el Movilh en su contra por sus dichos contra el derecho a la adopción de parejas homosexuales, la senadora UDI dice que no se dejará a amordazar. En esta entrevista expone sus dudas hacia el AVP, explica por qué está en contra de la legalización de la marihuana, da su diagnóstico como el futuro de la UDI y argumenta por qué está con Víctor Pérez en la interna gremialista.

Por
Jacqueline Van Rysselberghe (UDI): “Un niño al ser adoptado por homosexuales va a sufrir el peso de esa minoría”
Compartir

Perteneciente al grupo más doctrinario y conservador al interior de la UDI, la senadora Jacqueline Van Rysselberghe es una de las pocas renovaciones que hubo al interior del Senado, aunque está igual de alineada a la UDI que sus colegas de comité en el Senado: totalmente en contra de la legalización de la marihuana, el matrimonio igualitario o la adopción por parte de parejas homosexuales.

Fue este último punto el que causó polémica semanas atrás tras declarar que “qué culpa tiene un niño de que lo adopte una pareja homosexual”, lo que abrió un flanco de críticas y le valió un recurso de protección por parte del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh). Hoy dice que no fue la forma de decirlo, pero se mantiene firme en su postura.

En esta entrevista, Van Rysselberghe  también se refiere a la falta de liderazgos que hay en la UDI tras la profunda derrota electoral que vivieron en 2013.

-Usted es parte del recambio del Senado. ¿Ve necesario un recambio de rostros también al interior de la Alianza, particularmente la UDI?

En la UDI ya hay muchas caras nuevas, a lo mejor no en la directiva, pero sí muchos de ellos son jóvenes. Somos uno de los pocos partidos que da espacio a los rostros más nuevos. Pasé recién por la Cámara de Diputados y veía que somos el partido que tiene más diputados jóvenes. Creo que es más fácil la integración que el recambio, a mí me gusta más eso.

-¿Cómo lograr recuperar la confianza de la gente con las mismas caras? Ya muchos se retiraron por la misma razón… Evelyn Matthei, Pablo Longueira, Jovino Novoa…

Yo creo que sí hubo renovación, pero la confianza no se recupera a través del cambio de caras, porque si ese cambio trae las mismas malas prácticas que la gente condena, la confianza no se recupera. Lo que hay que hacer es hacer un cambio de actitud, de conductas por parte de los políticos.

-¿Cómo cuáles?

Como no caer en la pelea fácil, en el populismo barato, no caer en la descalificación fácil, esa cosa media chabacana que a veces se ve, que a mí que estoy en la política hace harto tiempo me sorprende. La falta de seriedad en los planteamientos y las peleas hacen ver como que nos dedicáramos más a eso que a los problemas reales de la gente.

-¿Qué liderazgos quedan hoy en la oposición?

No lo sé. Esto está partiendo y se irán configurando. Todos los que llegamos acá tenemos un liderazgo, sino no hubiésemos ganado. Hay que ver como se cristaliza en el trabajo parlamentario y cómo se visualizan a través del Senado. Como dicen ustedes los periodistas, es una noticia en desarrollo.

-Pero con la derrota presidencial y parlamentaria también perdieron casi todos los rostros grandes que tenían…

Sí, es un problema que tiene la Alianza, no se puede desconocer. Se fue la Evelyn (Matthei), Pablo (Longueira) y Jovino (Novoa), pero nos quedan Juan Antonio Coloma o Víctor Pérez.

-Muchos apuestan por su nombre como rostro de liderazgo en el sector. ¿A usted le gustaría ser, por ejemplo, la carta presidencial de la UDI?

¡No! No, no, no, no. Quiero ser la mejor parlamentaria que pueda. Sin duda tengo un liderazgo claro; en una región donde nos habían doblado no hubiera podido ganar. Pero eso no está en mis prioridades y mi objetivo es ser una voz fuerte en la región del Bío-Bío frente a la izquierda.

-¿Usted se considera conservadora o más “liberal” dentro de la UDI?

Yo me declaro conservadora. Yo creo en el matrimonio entre un hombre y una mujer; creo en la defensa de la vida desde la concepción hasta el nacimiento; no creo en la legalización de la marihuana y yo soy médico, yo lo digo con conocimiento de causa…

-¿Sería un error la legalización?

Sí. Hemos visto que el consumo donde aumenta es en menores de 25 años, justo en momento en que el cerebro está en evolución y por lo tanto el efecto que produce la marihuana genera consecuencias negativas en ese grupo. Si el consumo se diera de 25 para arriba da lo mismo, pero el mayor consumo al quitarle la carga negativa al legalizarla se genera en los cabros jóvenes. Eso está demostrado, no es una opinión mía, lo dice la Asociación Nacional de Neurología y Siquiatría Infantoadolescente.

-¿Es más peligroso que el tabaco o el alcohol? La ministra de Salud, Helia Molina, dice que causan más daño que la misma marihuana.

Yo creo que es distinto. La marihuana es más nefasta en términos de daño que el tabaco, produce más daño como agente cancerígeno. Si tú la legalizas y haces un estudio en el tiempo, probablemente, las muertes por cáncer se equipararían y tenderían a aumentar. Hoy no pasa porque no es legal. Entonces cuando están haciendo toda una política pública para erradicar el tabaquismo, va en el sentido contrario el hablar de legalizar la marihuana.

-Bajo esa mirada, ¿cómo ve la Reforma Tributaria, que ya es casi un hecho, teniendo en cuenta que en la Cámara y el Senado hay mayoría del oficialismo? 

Las reformas tributarias son herramientas para generar efectos, por lo tanto, es un tema que podemos discutir. Por eso me llama la atención que dentro de los fines del Gobierno esté una reforma tributaria, que es sólo una herramienta.

-Pero Michelle Bachelet dice que propone esta reforma para financiar otras grandes reformas, como la educacional.

Sí, pero lo tienen como uno de los 3 ejes del gobierno. Pareciera más bien una meta que el camino para conseguir los otros: la reforma educación, cambio a la Constitución y la tributaria, como un pilar más. Eso te marca un concepto de la sociedad distinto al que nosotros percibimos que es donde la plata no la tiene que tener el Estado, sino que la tiene que tener la gente.

-El Gobierno anunció suma urgencia al AVP y esta semana o la otra se votará en Sala. ¿Va a votar a favor o en contra?

Yo no lo he estudiado en detalle. Estoy absolutamente de acuerdo con que regulemos los derechos civiles de las parejas homosexuales, pero no he estudiado si esto abre la opción a la adopción por parte de parejas homosexuales porque ahí estoy absolutamente en desacuerdo. En el fondo, ojalá que no sea un “matrimonio 2.0”. No he tenido el proyecto en mis manos, así que depende de eso cómo voy a votar.

La “acción libertadora” de las Fuerzas Armadas

-Víctor Pérez o Ernesto Silva podrían dirigir la UDI los próximos dos años. ¿A quién prefiere para esta tarea?

A mí me encantaría que estuvieran ambos. No son muchos los que tienen las capacidades y las ganas que significa dirigir la UDI, por lo que para mí sería ideal que se haga una lista de consenso con los dos ahí. Si hubiese que votar, creo que los tiempos que vienen requieren experiencia y por eso apoyaría la lista de Víctor Pérez.

-Silva propone una revisión de la declaración de principios. ¿Está de acuerdo?

En la UDI tenemos 3 pilares fundamentales: somos un partido de inspiración cristiana, creemos en la libertad individual de las personas y que somos un partido de raíz popular. Esas 3 cosas no pueden cambiar, el resto la verdad es que son cosas que se pueden conversar y consensuar con las bases.

-Algunos cuestionan la necesidad de referirse a la “acción libertadora” de las Fuerzas Armadas. ¿Usted está de acuerdo que se mantenga eso, por ejemplo?

A mí en lo personal me da exactamente lo mismo. Yo dejaría que sean las bases de la UDI las que decidan, a mí me da lo mismo.

-En RN se ha vivido una gran fuga de militantes. ¿Por qué eso mismo no ha pasado en la UDI? ¿Hay mayor convicción y menores diferencias?

Porque nosotros somos mucho más ordenados. Una de las características de la UDI es que somos un partido súper disciplinado, estamos acostumbrados a tener diferencias pero hablarlas adentro. Me llama mucho la atención que cuando hicimos el congreso general en enero no hubo ni un sólo trascendido, nada. Por eso estoy en la UDI y no en Renovación Nacional.

-¿Podría haber renuncias en la UDI en algún momento?

No, eso no va a pasar.

-¿Tiene que ver el rol que tuvo Piñera de abrir, de alguna forma, un tercer referente: el piñerismo?

Esto, de alguna forma, se venía incubando de antes. Piñera era militante de RN, no de la UDI, pero objetivamente el partido que le dio sustento a su gobierno fuimos nosotros y, por lo tanto, era lógico que con la cantidad de críticas que había dentro de su mismo partido se sintieran incómodos. Era predecible desde hace meses que una cosa así iba a suceder. Si la actitud en RN hubiese sido diferente, Piñera hubiese vuelto al partido y nada de esto hubiese pasado.

Adopción homosexual

-El Movilh presentó un recurso de protección en su contra por su postura frente a la paternidad de parejas homosexuales. ¿Cómo se lo toma?

Es bien curioso que presenten un recurso de protección por dar una opinión. Si pretenden amordazar a los parlamentarios porque tenemos opiniones contrarias, bueno, van a tener que presentarlos todas las semanas porque yo no voy a dejar de dar mi opinión en aquellos temas que creo importante.

-¿Mantiene su postura en ese tema?

Quizás lo único que no correspondía de lo que dije fue eso de que qué culpa tienen los niños… pero me refería a que es un hecho, en Chile y a nivel internacional, que existe un peso sobre las minorías. Y la adopción es el derecho del niño que perdió su familia, no de la pareja. Al ser adoptado por homosexuales va a sufrir el peso de esa minoría. Lo que hay que restituirle a ese niño es la familia que perdió y eso era una familia heterosexual, no una familia homosexual. No fue la expresión más feliz, pero no lo dije con la intención de ofender a nadie. Objetivamente se genera un problema para los niños.

-Como en muchos otros países, es probable que en unos años se aprueba el Matrimonio Igualitario y quizás también la adopción. ¿Cómo toma eso?

Yo espero que no. La adopción por parte de parejas homosexuales no está aprobada en más de 15 países a nivel mundo. Es decir, no es que seamos muy retrógrados al no aprobarlos.

-Nuestros vecinos sí lo hicieron, en Argentina.

Pero en Italia no. En varios de los países europeos tampoco. Y no son más de 15.

-¿No cree que es una visión desactualizada y escapa de una realidad que hoy existe?

No, por el contrario. Hay encuestas, por ejemplo de la Universidad Diego Portales, que dicen que más del 70% de la gente no está de acuerdo con la adopción por parte de parejas homosexuales, porque entienden que es un derecho del niño y no de la pareja. Dado que hay filas y filas de parejas que quieren adoptar, porque cada vez se casan más viejos, cada vez hay más problemas de fertilidad, lo que le restituyes al niño es la familia que perdió y lo óptimo es una pareja heterosexual. No es que lo otro sea malo, pero no es lo óptimo.

-Pero hace 5 años el Matrimonio Igualitario o el AVP estaban lejos de ser aprobados por la gente en las encuestas y la opinión ha cambiado rotundamente…

Sí, puede ser… no lo sé. Yo no sé si la gente acepta tanto el matrimonio homosexual… no están tan convencidos. La gente sí está convencida en que no haya discriminación, se regulen los derechos civiles, pero de ahí al matrimonio no estoy tan segura de que sea mayoritario. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Podcasts El Dínamo

Más País

Últimas noticias

Populares