Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

País

Confech 2015: El NAU enfrenta su elección más difícil en la FEUC y la FECH va por la continuidad

Por primera vez, el gremialismo dentro de la UC tiene una posibilidad mayor de regresar a la presidencia de la Feuc. Por esa razón, desde la Confech ya se preparan ante una eventual llegada a la mesa ejecutiva de organismo estudiantil.

Confech 2015: El NAU enfrenta su elección más difícil en la FEUC y la FECH va por la continuidad
Por 12 de Septiembre de 2014

El miércoles en la tarde, la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) se reunió para definir cuándo se realizarán las elecciones de la nueva mesa directiva que asumirá en reemplazo de la que hoy lidera Melissa Sepúlveda. Los días escogidos fueron el lunes 3 y martes 4 de noviembre próximo.

Pero ellos no son los únicos que están ad portas de un cambio de mando. En los próximos días, la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC) deberá ponerle fecha al mismo proceso, que debiera realizarse entre los días 21 y 24 de octubre como ya es tradición. Sin embargo, es en esta elección donde los ojos de toda la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) están puestos por estos días.

Las duras críticas a la conducción de Naschla Aburman en la Feuc, explican al interior del organismo estudiantil, han dado ventaja a que el gremialismo se imponga en la interna de la universidad y como una opción fuerte para ganar las próximas elecciones. Esto en un escenario en que el movimiento Nueva Acción Universitaria (NAU), al que pertenece Aburman, se encuentra muy debilitado y sin muchas opciones de permanecer al frente.

En ese sentido, la preocupación de la Confech actual es compartida: una Feuc gremialista podría restarle fuerza al Movimiento Estudiantil y a la organización misma de las federaciones, teniendo en cuenta que ellos “representan a la derecha, a los que están en contra de la gratuidad en la educación”, cuestionan en las federaciones. Y agregan: “Ellos han marchado incluso con la Confederación de Padres y Apoderados de Colegios Particulares Subvencionados (Confepa). Si ganan, los medios tradicionales les darán toda la tribuna para criticar”.

Ya en las elecciones de 2013, el NAU y el gremialismo pelearon voto a voto la presidencia de la Feuc: la lista ganadora obtuvo 6.347 contra los 6.214 que logró el Movimiento Gremial, luego de disputada segunda vuelta.

En los últimos meses, el gremio ha ganado fuerza al interior de la universidad, debido a los cuestionamientos contra Naschla Aburman en la forma en cómo ha llevado la presidencia. “Se dedicó con todo a ser voz y voto de la Confech, pero se olvidó de los problemas internos de la universidad y perdió peso entre los alumnos”, explica una fuente.

Desde el mundo universitario también critican la cercanía del NAU al Gobierno, a través de uno de los asesores del ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre: Miguel Crispi, quien además es fundador de ese movimiento. Los más críticos cuestionan el rol de la Feuc frente a la Reforma Educacional y al Plan de Participación del Mineduc, debido a que “Naschla le tiene una lealtad muy grande y eso ha sido un problema para el Confech”, explican.

Confech buscará aislar a la FEUC gremialista

El presidente del Movimiento Gremial, Andrés Justiniano, dice que “la actual federación no está defendiendo los intereses de la universidad” y que el gran error de la Feuc fue “cuestionar el rol público de la PUC y hoy es importante devolverle el carácter público”.

En ese sentido, al interior de la Confech aseguran que “el gremio tiene la pega hecha”. Hablan de una universidad “apolítica” en momentos en que las críticas contra la actual conducción de la Feuc se centran en que se ha politizado mucho y descuidado los problemas internos que viven los estudiante. “El NAU lo ha hecho pésimo hacia adentro. No tuvieron una postura clara, por ejemplo, con la huelga de los trabajadores del Sindicato Salud UC”, explica Francisco Sainz, coordinador político del Frente de Estudiantes Libertarios (FEL).

Frente a un posible triunfo del gremialismo, en la Confech comenzaron a prepararse ante ese escenario: este sábado, en la asamblea que se realizará en Coquimbo, se discutirá la idea de modificar el “reglamento de sala” para cambiar la fórmula en cómo se eligen los miembros de la mesa ejecutiva y voceros por cada zonal.

La idea, explica un presidente de federación, es quitarle peso a la presencia de una eventual Feuc gremialista y aislarlos de una presencia más mediática en la prensa, minimizarlos. “Si ganan, se van a disparar solos en los pies: como Confech deberán salir a respaldar la postura mayoritaria, muy probablemente contraria a su postura como movimiento gremial; si hacen eso, tendrán problemas entre ellos mismos”, dice.

Otra apuesta que hacen los estudiantes es que si ganan los gremialistas, es probable que la Feuc se baje del Confech, dejen de asistir “y salgan en la tele cuestionando las posturas” del movimiento estudiantil.

Los candidatos a la Feuc

En plenas movilizaciones en 2011, al NAU vivió su apogeo con Giorgio Jackson -hoy diputado- a la cabeza de la federación. Sin embargo, tras 6 años de presidencias continuas -Miguel Crispi, Joaquín Walker, Jackson, Noam Titelman, Diego Vela y Aburman-, el movimiento podría quedar relegado de la Feuc.

Aunque faltan aún algunas semanas para las elecciones, ya hay varias cartas que circulan para postularse a la federación. Desde el NAU -pese a que en la interna critican que hay “pocas alternativas de peso”- se buscaría potenciar una figura dentro de los nombres más conocidos, entre ellos Alberto Millán (Comunicaciones), coordinador general del movimiento, y Roberto Flores (Ingeniería), coordinador externo.

Por esta razón, dicen al interior de la UC, en las últimas dos semanas Naschla Aburman ha buscado nuevos acercamientos “en la interna” tratando de “enmendar” el debilitamiento que tuvieron como mesa y no traspasárselo al próximo candidato del NAU.

El gremialismo, por su parte, lleva semanas buscando candidatos y preparando la estrategia para ganar los comicios internos. El presidente del Movimiento Gremial dice que aún están “en proceso” de confirmación de nombres, pero ya hay algunos que circulan entre los estudiantes: Ricardo Sande (Derecho) y José Antonio Guridi (College).

En la lista Crecer, definida como de izquierda más dura, los nombres podrían ser Alondra Carillo (Psicología), del FEL,  y Joao Acharán (Ciencias Políticas), ambos consejeros territoriales. En esta lista fue invitada también a participar la Izquierda Autónoma, que por primera vez participaría en la PUC. La apuesta de Crecer es que ellos lideren la elección del consejero superior con Juan Pablo Miranda, también de Ciencias Políticas.

La lista que hasta hoy está más disminuida es Solidaridad. Desde los otros movimientos afirman que “están muy mal, no tienen ningún liderazgo” y que lo más probable es que “tiren un candidato inventado” para marcar presencia. Entre los nombres que suenan aparece Gonzalo Suazo, de Ingeniería.

La apuesta en la Fech

Durante el pleno de la Confech en Concepción el 30 de agosto pasado, dentro del grupo que más insistió con posturas a favor de bajarse del Plan de Participación del Mineduc estaba la Fech. A diferencia de la Feuc, la federación encabezada por Melissa Sepúlveda es de las que más ha cuestionado el espacio ofrecido por el Gobierno. Tanto ella como Sebastián Aywlin, vicepresidente del organismo, insistieron durante aquella asamblea por la opción de abandonar el plan.

La idea, explican al interior de la Fech, es “mostrarse más duros”, sobre todo frente a la reforma educacional, y con ello reencontrarse con el apoyo al interior de la universidad, que se había diluido durante los últimos meses. Desde entonces, Sepúlveda -quien no repostulará al cargo- ha salido acompañada de Aylwin en varias actividades, firmando juntos declaratorias frente a distintos temas y este último apareciendo en televisión y dando entrevistas, además de fortaleciendo su imagen al interior de las facultades.

El objetivo sería “traspasarle” el capital político que ha obtenido la presidenta de la Fech y con ello apostar a la continuidad de su sector al mando de la federación. Si bien, Aylwin es miembro de la Izquierda Autónoma, hasta el momento estos irían en una misma lista con el UNE Y FEL para asegurar la presidencia y mantener la conducción de la federación.

“Es necesario darle unidad colectiva al aparato estratégico y programático, y apuntar aún más en terminar con esta educación mercantil con mucha más fuerza y con mayor lealtad al movimiento estudiantil y social. Esto sobre todo con una postura autónoma del Gobierno”, explica Aylwin.

Otros nombres que irían en esta lista son Max Ferrer, presidente del centro de estudiantes de Ingeniería y militante de la IA; Camila Rojas, senadora universitaria, y Valentina Saavedra, de arquitectura y encargada de Bienestar de la Fech.

Las Juventudes Comunistas también buscan regresar a la mesa de la Fech. La última vez que la encabezaron fue con Camila Vallejo en 2011 y Julio Sarmiento en 2010. En esta oportunidad, volverían a la carga con dos nombres conocidos: Javiera Reyes, presidenta del centro de alumnos de Ingeniería y rostro reconocido dentro de la Jota; por otro lado, Irací Hassler, actual secretaria general de la Fech, buscaría la presidencia una vez más, como lo hizo el año pasado.

Al interior de la Fech aseguran que Hassler se ha “empoderado” y es una de las figuras mejor posicionadas en ese sector, pese a que las JJCC han perdido “demasiada” potencia desde que en 2012 el Partido Comunista se unió a las filas de la Nueva Mayoría. De hecho, cuando se votó por bajarse o mantenerse dentro del Plan de Participación del Mineduc, las federaciones lideradas por comunistas -cerca de diez- votaron en conjunto la continuidad. Ante eso, cuestionan varios consultados, la Jota tendría pocas posibilidades de acceder nuevamente a la presidencia.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Mujer Dínamo

ver más Mujer Dínamo

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día