Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

País

Víctimas de Karadima y Juan Barros: "Estamos acostumbrados a las bofetadas de la Iglesia"

Hamilton, Cruz y Murillo dejan en claro que el Pontífice está al tanto de los delitos cometidos por Karadima y "admitió conocer el sufrimiento de las víctimas y el daño producido a la Iglesia Chilena. Sin embargo, reconfirmó a Barros sin considerar los hechos que lo involucran y las advertencias de numerosas personas".

Víctimas de Karadima y Juan Barros: "Estamos acostumbrados a las bofetadas de la Iglesia"
Por 19 de Marzo de 2015

James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo, víctimas de los abusos sexuales cometidos por Fernando Karadima, se mostraron resignados frente a la designación de Juan Barros, a quien sindican como miembro de la “red de protección” del ex párroco de El Bosque, como flamante obispo de Osorno y cuya asunción será este próximo sábado.

Los afectados dieron a conocer un comunicado en el cual expresan que “desde su elección hemos puesto toda nuestra esperanza en el Papa Francisco. Nos ha animado con sus palabras respecto del abuso sexual cuando le dijo a los obispos que: ‘Hay que continuar haciendo todo lo posible para erradicar de la iglesia la plaga de los abusos sexuales a menores y abrir una vía de reconciliación y curación para  quienes han sufrido abusos'”.

Sabemos que el nombramiento de obispos es algo que el Papa Francisco toma muy en serio. Sin embargo, vemos con escándalo el nombramiento de Juan Barros como titular de la diócesis de Osorno. Un hombre al que hemos acusado de haber sabido y presenciado abusos, fomentando las dinámicas perversas de poder”, consignan.

Hamilton, Cruz y Murillo dejan en claro que el Pontífice está al tanto de los delitos cometidos por Karadima y “admitió conocer el sufrimiento de las víctimas y el daño producido a la Iglesia Chilena. Sin embargo, reconfirmó a Barros sin considerar los hechos que lo involucran y las advertencias de numerosas personas, entre ellos sacerdotes y obispos. Con dolor vemos que los fieles tenemos que resignarnos ante la decisión del Papa”.

“Como sobrevivientes del abuso de Fernando Karadima, y la complicidad del obispo Barros, estamos acostumbrados a las bofetadas que hemos recibido de la jerarquía chilena, pero nunca directamente del Santo Padre”, sentenciaron.

Comenta