Israel admitió error al hablar de “variante chilena” de COVID-19

Las autoridades sanitarias del país de Medio Oriente reconocieron que se equivocaron al calificar el hallazgo del sublinaje C.37 como una variante surgida desde nuestro país.

Por
Los israelíes se comprometieron a mantener un mecanismo bilateral de intercambio de información sobre el virus. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Los israelíes se comprometieron a mantener un mecanismo bilateral de intercambio de información sobre el virus. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

Las autoridades del Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) y del Departamento de Laboratorios del Ministerio de Salud de Israel descartaron la existencia de una “variante chilena” del COVID-19, admitiendo que la información surgida hace algunos días fue un “lamentable error”.

En una reunión organizada por la embajada israelí en Chile, la directora del Departamento de Laboratorios del Ministerio de Salud, Ruth Yishai, presentó el caso al director (s) del ISP, Heriberto García, a quien le aclaró el malentendido.

“Nuestro laboratorio identificó el sublinaje C.37 en una ciudadana israelí que venía llegando de Latinoamérica, y en una clasificación interna el hallazgo se le rotuló como variante chilena, pero por un lamentable error se difundió públicamente este concepto, pese a que se trata de una variante ya conocida a nivel internacional, y que además no está entre las que son consideradas de mayor interés”, expresó Yishai.

Más allá de la confusión con la “variante chilena”, tanto las autoridades reguladoras de Israel como las de Chile se comprometieron para mantener un mecanismo bilateral de intercambio de datos sobre secuenciamiento de linajes del virus, con la finalidad de seguir cooperando en la lucha global contra la pandemia.

El sublinaje al que hizo referencia la funcionaria israelí corresponde a una forma del virus que fue detectada por científicos peruanos, y que fue catalogada por varios medios de comunicación como “variante andina”, por su amplia presencia en Perú, Ecuador y Chile.

Desde el Ministerio de Salud (Minsal), por su parte, explicaron en su momento que la C.37 no es una variante propiamente tal y corresponde a un linaje de la variante B.1.1.1, la cual es predominante en Latinoamérica desde hace un tiempo.

Hasta ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado la existencia de tres variantes “de preocupación”, las que corresponden a la británica, brasileña y sudafricana. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), estas nuevas formas del virus están presentes en 32 países de América. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Más País

Últimas noticias

Populares

Recomendados