País

Académica de la USS investiga sobre el síndrome de Sjögren para encontrar tratamientos más efectivos

Esta enfermedad autoinmune afecta la humedad de los ojos y la boca. Actualmente sólo existen métodos para aliviar los síntomas, pero no de forma efectiva.

Imagen USS
Imagen USS

Es la segunda enfermedad autoinmune más prevalente después de la artritis reumatoide, se trata del síndrome de Sjögren, que frecuentemente se identifica por tener los ojos y la boca seca, y afecta principalmente a mujeres sobre los 40 años.

Actualmente no existen tratamientos efectivos para el síndrome de Sjögren, sólo para aliviar los síntomas. Por lo que, a Dra. en Ciencias Biomédicas y académica de la Facultad de Odontología de la Universidad San Sebastián (USS), María José Barrera, está realizando una investigación busca avanzar en la comprensión de los mecanismos celulares alterados, especialmente aquellos relacionados con la inflamación que presentan los pacientes, con el fin de encontrar tratamientos más efectivos.

“Los resultados de este estudio contribuirán al conocimiento de los posibles mecanismos involucrados en la inflamación en el síndrome de Sjögren, que en el futuro pueden contribuir al diseño de una terapia efectiva; por ejemplo, agentes que pueden bloquear o disminuir la activación de algunos receptores de patrones moleculares asociados a daño (DAMPs) asociados a daño mitocondrial relevantes o que mejoren la función mitocondrial”, afirmó la docente.

¿Qué es el síndrome de Sjögren?

Esta enfermedad autoinmune, se caracteriza por presentar inflamación crónica, la que puede afectar muchas partes del cuerpo, particularmente las glándulas encargadas de mantener húmedas algunas zonas, como las lagrimales (ojos) y salivales (boca), disminuyendo la calidad de vida de las personas y requiriendo de intervención médica para modular el daño mediado por la inflamación.

Lo que se conoce hasta ahora es que factores medio ambientales, tales como una infección por un virus o bacteria, pueden influir sobre el riesgo de padecer este trastorno a causa de determinados factores genéticos.

Posibles causantes

En los últimos años, varias publicaciones en otras enfermedades han mostrado que una alteración en la función de las mitocondrias (estructuras celulares encargadas de producir energía en la célula) está fuertemente asociada con el desarrollo de una inflamación crónica.

En esos estudios se ha observado que las mitocondrias alteradas presentarían o liberarían componentes que actuarían como patrones moleculares asociados a daño.

“Estudios preliminares obtenidos en glándulas salivales de pacientes con síndrome de Sjögren mostraron que las mitocondrias de las células epiteliales tienen importantes alteraciones morfológicas en comparación a individuos controlados. Del 3% al 27% de los pacientes presentan anticuerpos anti-mitocondriales y el 70% sufren de fatiga crónica, lo que podría ser consecuencia de un trastorno energético”, señaló.

Según lo explicado por la docente de la USS, también se ha observado que estos pacientes presentan una mayor expresión y activación de algunos receptores que participarían en el reconocimiento de estos DAMPs mitocondriales, así como de moléculas inflamatorias inducidas en respuesta a la activación de estos receptores.

“En base a estos antecedentes, este proyecto de investigación busca estudiar si las mitocondrias de los pacientes con síndrome de Sjögren se encuentran alteradas y, si esto contribuye a la inflamación que presentan los pacientes”, aseveró.

Más Noticias

Más Noticias