País

Armas, sabotaje y "Gobierno lacayo": las frases de Héctor Llaitul previas a su detención

El líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) fue detenido en Cañete en una acción policial que se tomó la agenda. El comunero mapuche ha lanzado dardos al Gobierno y amenazado constantemente durante la actual administración presidencial. 

Héctor Llaitul, aparte de reconocer el robo de madera, constantemente ha lanzado amenazas y cuestionamientos al sistema durante la administración de Gabriel Boric AGENCIA UNO/ARCHIVO
Héctor Llaitul, aparte de reconocer el robo de madera, constantemente ha lanzado amenazas y cuestionamientos al sistema durante la administración de Gabriel Boric AGENCIA UNO/ARCHIVO

La captura de Héctor Llaitul, líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), es una de las noticias que ha sacudido la actualidad nacional, a días del Plebiscito de Salida. En una causa judicial presentada en 2020 por el Gobierno por la Ley de seguridad del Estado, este miércoles la Policía de Investigaciones detuvo en Cañete a uno de los personajes más desafiantes de la política nacional por sus dichos y acciones. 

En ese contexto, durante este 2022 y en especial bajo la administración de Gabriel Boric, Llaitul ha lanzado una serie de frases con respecto a la reivindicación de la causa mapuche y también por la violencia armada que lidera contra los madereros para obtener dinero y más poder de fuego, según sus propias palabras. 

“La prioridad nuestra es canalizar la violencia hacia el sabotaje, hacia un sabotaje muy bien dirigido. Hacia insumos, hacia maquinarias y por eso lo que deben retratar los medios de comunicación es que nosotros respetamos a los trabajadores”, fue una de sus frases más potentes el 25 de julio.

“No se ataca a trabajadores ni campesinos pobres y si en algún momento alguien hizo una definición porque hayan objetivos en las iglesias evangélicas, en los templos católicos o en las sedes comunitarias o las escuelas, como símbolos del colonialismo, la enajenación y la intolerancia frente a los mapuches, nosotros igual los entendemos como argumentos muy sólidos, pero no atacamos ese tipo de objetivos como CAM”, agregó ese mismo día. 

Boric, Siches y robo de madera para armas

En una de sus últimas apariciones, Héctor Llaitul lanzó dardos a la ministra del Interior, Izkia Siches, quien de a poco fue cambiando su discurso en torno a la posible, hasta ese minuto, detención. Nosotros observamos que llegó una ministra hablando del 'Wallmapu' primero, y diciendo 'Mari-Mari', pero hoy día lo que vemos es que nos trata de delincuentes, que robamos madera", dijo. 

Y luego complementó: "Nosotros estamos acostumbrados a la denostación, a la demonización, pero nuestra gente igual está trabajando con dignidad, con mucho esfuerzo, hoy día en este contexto de mucho frío, mucho barro, mucha lluvia, haciendo soberanía para la causa mapuche, haciendo dignidad, que les den un trato así es un golpe, es muy violento, porque esa gente no es terrorista". 

En otra de las frases que más repercutió en la política nacional, Llaitul reconoció en mayo que la agrupación roba madera para conseguir armamento y seguir con sus acciones reivindicadoras en la Macrozona Sur. 

Existe recuperación de madera para comprar armas… La madera que nosotros recuperamos es para tener recursos para generar los insumos para reconstruir el mundo mapuche. Y para tener los fierros y para tener los tiros y los implementos necesarios para defender a las comunidades y los procesos que se llevan adelante”, fue lo que señaló el líder de la CAM el 10 de junio en unas frases que fueron dadas a conocer hace una semana. 

Un mes antes, además, ya había registro de sus mensajes a Gabriel Boric. “La Moneda es la expresión en pleno de la dictadura militar que los mapuche siempre hemos sufrido, dictadura que ahora asume el Gobierno lacayo de Boric. A preparar fuerzas, a organizar la resistencia armada por la autonomía, por el territorio y autonomía para la nación mapuche”, fueron sus palabras. 

“Nosotros ya dimos cuenta en un comunicado que no tenemos la más mínima intención de dialogar, sobre todo cuando hay discursos de este tipo en que, de alguna manera, se trata de hacer un parangón artificioso con la violencia que impone el Estado y, supuestamente, con la violencia que ejerce la resistencia mapuche a la hora de confrontar con los intereses de los bienes capitales y contra la represión que se ejerce de manera brutal y criminal en el Wallmapu”, añadió. 

Más Noticias

Más Noticias