País

Cambio de casa, denuncias y amenazas: la trama del escalofriante baleo a un joven en La Serena

Un adolescente de 16 años está en riesgo vital luego de recibir un impacto de bala en la cabeza. Su padre corrió, la víctima quedó inmovilizada al ver las armas. Tras el hecho, se conocieron detalles de cómo esta familia era intimidada por hacer denuncias de narcotráfico y prostitución. 

La PDI de La Serena trabaja para identificar a los autores del disparo a un joven de 16 años, quien se encuentra en riesgo vital. AGENCIA UNO/ARCHIVO
La PDI de La Serena trabaja para identificar a los autores del disparo a un joven de 16 años, quien se encuentra en riesgo vital. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Era una noche como cualquier otra. Una caminata cerca del barrio como en incontables otras ocasiones. En esta oportunidad, padre e hijo caminaban juntos en las inmediaciones de su casa porque este último se disponía a hacer una venta que había concertado a través de internet. Eran las 21:30 horas del miércoles 27 de julio. Y ni el padre ni su hijo de 16 años podían imaginar lo que estaba a punto de ocurrir.

José Pozo ni siquiera alcanzó a pensar. Justo cuando cruzaba junto a su hijo la intersección de las calles Pacífico con Cuatro Esquinas, a una cuadra del mar, en La Serena, un grupo de ocho hombres descendió desde dos vehículos y fueron directo hacia ellos. Lo que vino después fue una película de terror. Una pesadilla de la que podría nunca despertar. 

Varios de los sujetos que se acercaban amenazantes portaban armas, lo que generó en Pozo la reacción más natural: correr. A su hijo, sin embargo, le pasó otra cosa tan innata: se paralizó.

Luego vinieron la confusión y el desastre. Los delincuentes persiguieron al padre, pero al verlo correr, desistieron. Su hijo siguió inmóvil ante las armas y los insultos. Y fue, por lo mismo, presa fácil. No pudo hacer nada para evitar que uno de los sujetos le disparara a quemarropa en la cabeza, como se pudo apreciar en las imágenes de las cámaras de seguridad que han sido difundidas en los medios de comunicación.

Los autores huyeron, la ciudad quedó en shock y Pozo espera por la recuperación de su hijo, quien se mantiene estable dentro de su gravedad, según el último reporte que emanó desde el Hospital San Pablo de Coquimbo donde lucha por su vida: “Él pasó una buena noche. Los exámenes que se han realizado muestran ciertos signos de estabilidad, pero sigue conservando el estado de extrema gravedad y aún mantiene un posible riesgo vital”. 

Denuncias y amenazas

Mientras el hecho está siendo investigado por la Fiscalía junto a la Policía de Investigaciones, fue el propio padre del menor de edad baleado quien contó lo que había sucedido tiempo atrás. Él recibió amenazas después de denunciar algunos delitos que se cometen en el condominio donde residen.

“Me vine a La Serena buscando un mejor vivir, pensando que acá se podía vivir tranquilo, pero hace un tiempo empecé a darme cuenta de que hay tráfico de drogas, prostitución y otras cosas anómalas… Después de esto, me llama una persona y me dice que me va a matar a mí, a mis hijos y a mi esposa, por haber conversado sobre este tema con la administradora”, aseguró en diálogo con Chilevisión.

A pesar de su testimonio y de asegurar que no fue considerado por las autoridades, la fiscalía no descarta ninguna hipótesis a la hora de buscar a los responsables y trabaja para esclarecer si el ataque fue la consumación de las amenazas o si fueron otros los motivos. 

Por ahora, según confirmaron desde el entorno de la familia afectada a EL DÍNAMO, lo único que tienen claro es que abandonar La Serena para siempre es una alternativa real. Dejar su departamento es una decisión tomada y guardar silencio para evitar más tragedias también. El miedo se mezcla con la fe de que puedan tener a su hijo nuevamente con ellos. 
 

Más Noticias

Más Noticias