País

Carmelitas Descalzas de San José de Maipo van por el Apruebo: "Se concibe a Chile como una república solidaria"

“Queremos agradecer lo que la nueva Carta Magna dice sobre los derechos sociales de los chilenos: salud, educación, vivienda, pensiones, trabajo, entre otros temas esenciales para nuestro país”.

“Si rechazamos la proposición de una nueva Constitución estamos rechazando la posibilidad de dar un paso grande en el devenir de nuestro país”, sentenciaron. AGENCIA UNO/ARCHIVO
“Si rechazamos la proposición de una nueva Constitución estamos rechazando la posibilidad de dar un paso grande en el devenir de nuestro país”, sentenciaron. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Las religiosas Carmelitas Descalzas de la comunidad ubicada en San José de Maipo de la Región Metropolitana expresaron su apoyo a la propuesta constitucional surgida de la Convención, valorando una serie de temas consagrados en el nuevo texto.

A través de una declaración pública, las religiosas sostuvieron que esta reflexión “surge en una comunidad de mujeres dedicadas a la vida contemplativa, abiertas al soplo del Espíritu y a la construcción de un Chile para todos, justo, equitativo, tolerante, empático, grande de alma y corazón, en el cual caben todos los seres humanos y la creación toda, en donde podamos volver a mirarnos y encontrarnos como hermanos”.

“Para nosotras como mujeres contemplativas nos parece importante y destacable el artículo 67 en el inciso 1: Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia, de religión y de cosmovisión y en el siguiente 67.3: El Estado reconoce la espiritualidad como elemento esencial del ser humano; en ninguna otra constitución se había hecho mención a esta dimensión trascendental del ser humano”, indicaron.

Las Carmelitas Descalzas sostuvieron que “nos parece que la nueva Constitución reconoce a los pueblos indígenas como naciones, restituyéndoles, siquiera parcialmente, sus tierras, sus aguas, su lengua y lo esencial, su dignidad, es un gesto que dignifica a Chile y alegra profundamente a María, Virgen de Guadalupe. Es justo poder darle el espacio que les es propio a nuestros hermanos de pueblos originarios que nos han permitido construir en unión con ellos, este hermoso país, llamado Chile”.

“Queremos agradecer lo que la nueva Carta Magna dice sobre los derechos sociales de los chilenos: salud, educación, vivienda, pensiones, trabajo, entre otros temas esenciales para nuestro país”, agregaron.

Para las religiosas, “la nueva Constitución es perfectible y se puede solucionar con el diálogo, el respeto y la buena voluntad, pero lo fundamental es que se constituye como un estado social de derecho; se concibe a Chile como una república solidaria, donde los derechos humanos, individuales y colectivos, son el fundamento del Estado; se estructura una democracia participativa, inclusiva y paritaria, además de regional, dándose un gran paso para que cada región pueda auto determinarse y desarrollar sus potenciales. Estos conceptos son esenciales para entender toda la nueva Constitución y el norte de ella”.

“Si rechazamos la proposición de una nueva Constitución estamos rechazando la posibilidad de dar un paso grande en el devenir de nuestro país”, sentenciaron.

Más Noticias

Más Noticias