País

Casi la mitad de los fallecidos por COVID-19 en marzo no han sido hospitalizados

Especialistas plantearon que el fenómeno se explicaría por la alta presión del sistema y por la consulta tardía de los pacientes más jóvenes.

La presión del sistema y la juventud de los contagiados explicaría la situación. (Agencia UNO/Archivo)
La presión del sistema y la juventud de los contagiados explicaría la situación. (Agencia UNO/Archivo)

La pandemia de COVID-19 en Chile está viviendo uno de sus momentos más complejos, especialmente por el alza de hospitalizados y fallecidos, los que incluso no han alcanzado a ser internados ante la gravedad de sus síntomas.

Los datos del sistema Epivigila del Ministerio de Salud, que fueron publicados por El Mercurio, señalaron que en las primeras semanas de marzo cerca del 50% de las víctimas del coronavirus no eran hospitalizadas, una cifra superior al peak de la primera ola en junio de 2020, cuando cerca de un tercio de los afectados perdió la vida fuera de un recinto asistencial.

Especialistas plantearon que este fenómeno se explicaría por varias razones. La principal sería la alta presión que está viviendo el sistema sanitario, que a diferencia de la primera ola, tiene una gran cantidad de pacientes UCI de otras patologías.

Jaime Burrows, ex subsecretario de Salud del segundo gobierno de Michelle Bachelet, señaló al matutino que “para los pacientes con COVID-19 hay menos camas disponibles que en la primera ola, porque hay un porcentaje importante que está ocupado por otras patologías, y es probable que estén quedando pacientes fuera del sistema, que no están pudiendo ser hospitalizados oportunamente, porque van a consultar y se los trata de mantener de forma ambulatoria y se agravan de manera muy rápida y no alcanzan a llegar”.

Otro factor asociado es la edad de los nuevos contagiados, los que según los datos de las autoridades bajó considerablemente en relación a la primera ola, que golpeó principalmente a los adultos mayores.

Sebastián Ugarte, jefe de la UCI de la Clínica Indisa, señaló que “pacientes más jóvenes, pero que en 24 horas se agravan tremendamente y hay que conectarlos a ventilación. Pareciera que esperan mucho y llegan más graves o que la enfermedad es más rápidamente progresiva”.

Ambos plantearon además que el aumento de jóvenes hospitalizados y fallecidos por COVID-19 e puede explicar por la circulación de nuevas variantes del virus o porque al desarrollar una neumonía más leve de forma inicial, consultan de forma más tardía cuando su situación se agrava.

Más Noticias

Más Noticias