País

¿Cómo sería el informe de tu vida en Internet?

Hace aproximadamente cinco años, Nicholas Felton tuvo una linda idea: crear un informe anual de su vida repleto de cuadros y gráficos con los restaurantes que había visitado y los días que había viajado, a imagen de los informes anuales de las compañías, pero con detalles personales.

Por:  Vanessa Azócar

Hace aproximadamente cinco años, Nicholas Felton tuvo una linda idea: crear un informe anual de su vida repleto de cuadros y gráficos con los restaurantes que había visitado y los días que había viajado, a imagen de los informes anuales de las compañías, pero con detalles personales.

Esa idea lo llevó a fundar, junto con otras personas, Daytum.com , que fabrica software con el fin de ayudar a las personas a presentar en forma de tabla todo lo que hagan y así convertirlo en un cuadro (una representación visual de todo, desde los niveles de azúcar en sangre hasta la cantidad de cerveza que beben). Felton dijo incluso que había visto a una mujer utilizar el servicio para representar temores irracionales.

Por estos días, Daytum tiene muchos competidores que ofrecen servicios destinados a ayudar a la gente a graficar datos relacionados con su vida.

Todos ellos aprovechan el deseo de la gente de dar sentido a la explosión de información disponible en Internet, y a través de la tecnología, como las aplicaciones para teléfonos inteligentes.

Muchas son simplemente características nuevas de servicios que ya existen.

Por ejemplo, LinkedIn, la red social para conexiones profesionales, recientemente introdujo una herramienta que puede dibujar la red de amigos, colegas y conocidos de un usuario. Mientras que las líneas que muestran los vínculos entre las personas parecen a primera vista una pila de spaghetti. El algoritmo agrupa a personas que se conocen entre sí, de modo que las imágenes tienen cúmulos donde se muestra qué amigos de la escuela podrían conocer a qué colegas profesionales.

Ali Imam, un científico de datos de alto rango en LinkedIn, dijo que descubrió que la gente asentía amablemente y sonreía cuando les mostraba una imagen de su red, pero que estaba mucho más interesada cuando podía hacer clic en un botón y ver su propia red social.

Siga leyendo via La Nación.com.ar

Más Noticias

Más Noticias