País

Compra de lacrimógenas se triplicó en los últimos dos años

Así lo consigna el Ordinario Nº 6855/1883, dirigido al presidente del Senado Guido Girardi, donde se informa sobre adquisición de gases tóxicos usados por Carabineros durante las manifestaciones.

Por:  El Dínamo

En lo que va de 2011 el Gobierno de Chile ha invertido la suma de 545.535 dólares para adquirir bombas lacrimógenas. En pesos chilenos es algo más de 256 millones. Para efectos comparativos, equivale a un octavo del dinero destinado en el presupuesto 2011 ($2.131 millones) para becas de Pedagogía.

Según publica La Hora, los datos sobre las lacrimógenas están contenidos en un informe enviado por la Secretaría General de Carabineros (oficio Nº 1731 del 8 de julio) a la Ayudantía Militar del Ministerio de Defensa Nacional. Esta última institución se lo envió al presidente del Senado, Guido Girardi, luego que éste solicitara la información en mayo pasado, momento en que se desató una polémica nacional debido a datos que señalaban que dichos gases podían ser abortivos.

La discusión provocó incluso que el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, suspendiera el uso de estos químicos, medida que duró tan solo tres días.

En la oportunidad, Girardi solicitó a Defensa un informe acerca de “la composición de las bombas lacrimógenas usadas anualmente por la policía uniformada; la forma de adquisición de dichos elementos y el monto anual de recursos invertidos en estas compras en los años 2009, 2010 y 2011”.

En la respuesta enviada a fines de julio por el ministro de Defensa, Andrés Allamand, y recibida por el Senado en los últimos días, se indica que en el 2011 se han adquirido 25.425 bombas lacrimógenas.

Según el informe, las unidades adquiridas se triplicaron durante el actual Gobierno. De las 5.727 compradas en 2008 y 6.287 en 2009, se aumentó a 18.122 en 2010 y 18.675 en 2011. El documento de Carabineros explica que “debido a las graves alteraciones al orden público ocurridas durante el año 2009, en que notoriamente se destaca el severo recrudecimiento del conflicto étnico (…) implicaron que la institución hubo de considerar mayores cantidades de disuasivos químicos”.

Agrega que este aumento para uso y stock es necesario para “hacer frente, de forma conveniente, a los múltiples y complejos escenarios operativos que se han venido presentando hasta ahora”.

Estos proyectiles se adquieren en dos formas: cartucho de 37 milímetros, para lanzar con carabina lanza granadas M203 y M79; y granada de mano de triple acción, que se separa en tres fases. Estas últimas son un poco más caras.

Ambos están compuestos por el gas irritante CS (ortoclorobencilidenmalononitrilo) en una concentración de 0,4 mg/m3.

Diversos estudios internacionales se refieren a la alta toxicidad del CS, y en Chile el profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Andrei Tchernitchin, ha advertido en diversas ocasiones sobre sus efectos abortivos.

Más Noticias

Más Noticias