País

Contraloría detecta falta de fiscalización estatal a salmoculturas

En la Superintendencia del Medio Ambiente se constató que este organismo no atendió oportunamente las denuncias del Sernapesca respecto de 10 centros de cultivos que estaban fuera de la concesión otorgada.

Sernapesca no cuenta con un procedimiento que evalúe las actividades de acuicultura para asegurar que el titular localice sus balsas jaulas dentro del área concesionada. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Sernapesca no cuenta con un procedimiento que evalúe las actividades de acuicultura para asegurar que el titular localice sus balsas jaulas dentro del área concesionada. AGENCIA UNO/ARCHIVO

La Contraloría General de la República detectó diversas falencias en la fiscalización que realizan organismos estatales de las actividades acuícolas de salmonicultura, lo que impide resguardar apropiadamente la calidad de las aguas y los recursos ambientales.

En el informe de Auditoría N°335 se da cuenta del análisis que realizó la Contraloría a las actividades de fiscalización y control que efectúa el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), y otros órganos estatales, en relación con la operación de las actividades acuícolas de salmonicultura así como la participación de los organismos competentes en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), entre el 1 de enero de 2017 y el 31 de marzo de 2019.

>

Durante la investigación, se encontró que el Sernapesca no cuenta con un procedimiento que evalúe las actividades de acuicultura para asegurar que el titular localice sus balsas jaulas dentro del área concesionada. Tampoco contaba con un registro unificado y de respaldos de las actividades de fiscalización efectuadas en centros de cultivos de salmónidos durante 2019.

Por otra parte, la Subpesca no acreditó la realización de una evaluación formal y completa, con objeto de modificar los decretos que declaran áreas apropiadas para el ejercicio de la acuicultura, que se localizan dentro del perímetro de un parque nacional. Asimismo, se advirtió que desde la emisión de un dictamen hasta el envío del correspondiente informe técnico por parte de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura al Ministerio de Defensa Nacional, para la desafectación de áreas apropiadas para el ejercicio de la acuicultura, en el caso del Parque Alberto de Agostini, transcurrieron más de 5 años.

En la Superintendencia del Medio Ambiente se constató que este organismo no atendió oportunamente las denuncias del Sernapesca respecto de 10 centros de cultivos que estaban fuera de la concesión otorgada. Al respecto, la Contraloría solicitó a dicha entidad comunicar y respaldar las acciones ejercidas producto de la revisión y análisis de la ubicación de los centros en cuestión en el plazo de 60 hábiles contado desde la recepción del informe final.

Finalmente, en el Servicio de Evaluación Ambiental se comprobó la ausencia de criterios objetivos y uniformes para asegurar que los proyectos acuícolas localizados en o próximos a áreas protegidas se evalúen de conformidad con la normativa correspondiente. Asimismo, se evidenció la ausencia de un criterio uniforme respecto de los antecedentes requeridos sobre este punto en los ICSARA que fueron emitidos.

Más Noticias

Más Noticias