País

Corte de Copiapó: "Las condiciones de las cárceles de Atacama son injustamente desiguales y deficientes"

En la evaluación, se consigna que los tres recintos penales de Atacama mantienen limitadas condiciones estructurales. Son recintos que datan de mediados del siglo pasado y, por lo tanto, el espacio físico con el cual cuentan resulta sumamente restringido.

En cuanto a las posibles soluciones, el fiscal judicial Carlos Meneses manifestó su preocupación por la falta de iniciativas que permitan avizorar una pronta mejoría. PODER JUDICIALEn cuanto a las posibles soluciones, el fiscal judicial Carlos Meneses manifestó su preocupación por la falta de iniciativas que permitan avizorar una pronta mejoría. PODER JUDICIAL
En cuanto a las posibles soluciones, el fiscal judicial Carlos Meneses manifestó su preocupación por la falta de iniciativas que permitan avizorar una pronta mejoría. PODER JUDICIAL

Como injustamente desiguales y deficientes calificó el fiscal judicial de la Corte de Apelaciones de Copiapó, Carlos Meneses Coloma, las condiciones que presentan los recintos penales de Atacama, las que en su concepto inciden negativamente sobre la totalidad de los internos e internas que cumplen condena o prisión preventiva en recintos penales de Copiapó, Vallenar y Chañaral.

Las apreciaciones fueron vertidas en la evaluación que la Fiscalía Judicial de Atacama efectuó respecto de las condiciones penitenciarias en pandemia durante el año recién pasado.

“Las cárceles de Atacama desarrollan su labor bajo condiciones absolutamente distintas de aquellas que se observan en los recintos penales de Antofagasta y La Serena; las condiciones en que se cumple la prisión preventiva o la condena de las personas privadas de libertad resultan sustantivamente inferiores o de peor calidad. Esto las hace excesivamente gravosas para las personas que ingresan al sistema”, afirmó el fiscal Meneses.

Si bien el funcionamiento de los penales de la Región de Atacama durante 2021, en términos de la administración de la política sanitaria de la población interna puede calificarse como correcto, el fiscal judicial de la Corte de Apelaciones de Copiapó, advierte que: “Sin embargo, debe hacerse notar que no todo debe limitarse a estos términos, y que debe subrayarse que las deficiencias estructurales de los recintos penitenciarios de Atacama, la sobrepoblación y la escasa capacitación de las personas privadas de libertad establece restringidas o muy limitadas posibilidades de reinserción a los internos e internas. Estas condiciones fuerzan a señalar que los recintos penitenciarios de Atacama, en términos concretos, administran un sistema que puede ser estimado como deficiente”.

En la evaluación, se consigna que los tres recintos penales de Atacama mantienen limitadas condiciones estructurales. Son recintos que datan de mediados del siglo pasado y, por lo tanto, el espacio físico con el cual cuentan resulta sumamente restringido.

“Por otro lado –ahonda–, se observa un alto porcentaje de sobrepoblación de internos e internas en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de Copiapó. La sobrepoblación definitivamente incide negativamente en las condiciones bajo las cuales son custodiadas estas personas”.

En cuanto al Centro de Cumplimiento Penitenciario de Chañaral, que en la actualidad no registra internos en prisión preventiva; es decir, mantiene una población penal “congelada” o “a la baja”, porque se encuentra ubicado en un lugar que no satisface estándares mínimos de seguridad para su población, al estar emplazado en una zona bajo la cota de inundación.
Respecto a la posibilidad de capacitación en los recintos penales de Atacama, el fiscal judicial aseguró que estas son limitadas y afectan la reinserción de los privados de libertad.

Con relación al Centro de Internación Provisoria y Centro de Régimen Cerrado de Paipote, Carlos Meneses Coloma apreció que ofrece “limitadas oportunidades” a los jóvenes internos infractores de ley. 

En cuanto a las posibles soluciones, el fiscal judicial Carlos Meneses manifestó su preocupación por la falta de iniciativas que permitan avizorar una pronta mejoría, básicamente porque el proyectado del nuevo centro penitenciario para Atacama, denominado “El Arenal”, no registra avances visibles en la ejecución del proyecto desde 2017.

Más Noticias

Más Noticias