País

Desde el suicidio que conmovió a un país a una condena: la cronología del caso Martín Pradenas

Todo comenzó con el abuso a Antonia Barra, con la acción de su familia y la aparición de más víctimas de abuso, incluidas menores de edad, por parte del hombre de 29 años que ahora pasará 20 años detenido. 

El suicidio de Antonia Barra después de ser abusada por Martín Pradenas generó reacciones en la ciudadanía y el conocimiento público de más víctimas de abusos sexuales por parte del hombre de 29 años. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El suicidio de Antonia Barra después de ser abusada por Martín Pradenas generó reacciones en la ciudadanía y el conocimiento público de más víctimas de abusos sexuales por parte del hombre de 29 años. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Este viernes se conoció la sentencia que recibió Martín Pradenas Dürr por una serie de delitos de connotación sexual que han remecido al país a medida que se fueron conociendo detalles. El acusado, de acuerdo a la condena que dio a conocer el tribunal, deberá pasar 20 años en la cárcel. 

Pradenas, de 29 años, fue acusado de cuatro delitos consumados de abuso sexual en contra de personas de más de 14 años, un delito de abuso sexual consumado en contra de una víctima de menos de 14 años, y dos delitos de violación, con víctimas también mayores de 14 años.

Después de una larga investigación, Martín Pradenas, ahora condenado, deberá estar 20 años tras las rejas, después de un proceso investigativo que transcurrió entre el descubrimiento de nuevos delitos y la presión social, que incluyó movilizaciones en todo Chile al grito de “Justicia para Antonia Barra”.

El historial de abusos que develó el suicidio de Antonia

La trama de esta historia se inició durante las celebraciones de Fiestas Patrias, en septiembre de 2019.

La madrugada del 18 de septiembre, de hecho, Martín Pradenas abusó sexualmente de Antonia Barra, de 20 años, quien luego de denunciar la situación, se quitó la vida durante la segunda semana de octubre, apenas un mes después.

Este suicidio generó una ola de reacciones mediáticas y sociales, que le dio la valentía a otras mujeres que acusaban a Pradenas de delitos similares. 

A mediados de noviembre, además de la víctima, había otras cinco mujeres que aseguraban haber sufrido algún tipo de delito de connotación sexual por parte de Pradenas. A estas alturas, el rostro y el nombre del victimario ya recorría el país. Las manifestaciones y gritos por justicia se multiplicaban en todo el territorio nacional.

De esta manera ya se conocían otros antecedentes, como una enorme cantidad de archivos y fotografías borradas del computador del acusado, así como un teléfono celular destruido, presumiblemente para eliminar evidencias de otros delitos.

Aunque Pradenas se ha esmerado en desmentir los hechos y ha insistido varias veces en declararse inocente, cuestión que repitió durante casi todo 2020, las pesquisas nunca se detuvieron, así como nunca dejaron de surgir pruebas en su contra.

En septiembre de 2021, de hecho, se encontraron en la celda de Martín Pradenas dispositivos de almacenamiento externo con un sinnúmero de material pornográfico, así como otro teléfono celular del que luego se pesquisó los mensajes que mandaba el imputado desde su reclusión, que se inició en julio de 2020, tras revocársele la opción de esperar la investigación en arresto domiciliario.

Después de casi tres años de trabajo, la fiscalía y los demás querellantes recibieron la sentencia de 20 años para Pradenas, una decisión histórica para los casos policiales del país por la connotación pública e, incluso, política que tomó el caso. 

Más Noticias

Más Noticias