País

Diario El País le pide a Piñera que atienda las demandas estudiantiles

“Una enseñanza pública, de calidad y gratuita, compatible con la competencia que la iniciativa privada pueda establecer, es la mejor garantía para una nación próspera en democracia", dice el medio español.

Por:  Edison Bernal

El conflicto en la educación chilena ha traspasado las fronteras. Desde el exterior se han recibido distintas formas de apoyo, encabezadas por estudiantes y artistas. Pero ahora fue eldiario español El País quien dedicó hoy una editorial titulada “Protesta en Chile”.

En el documento, se afirma que “para una Administración de la derecha ilustrada, como quiere ser la de Piñera, muy volcada en lo que en el país llama exitismo, la protesta es un desastre”. La referencia apunta al actual momento por el que atraviesa Chile que, a pesar de su sanidad económica “la nación está inquieta, los índices de popularidad presidencial han caído vertiginosamente y, sobre todo, la juventud que estudia lleva semanas en la calle exigiendo enseñanza pública de calidad y gratuita”.

La editorial da cuenta de la multitudinarea manifestación de este martes 9 de agosto, destacando los enfrentamientos entre las bandas de encapuchados y carabineros, los destrozos y los cerca de 300 detenidos. “De eso se valen tales fuentes (las oficiales) para acusar a los estudiantes de incapacidad para controlar la protesta, lo que es casi como pedirles que se dediquen solo a estudiar. Algo cuestionable, porque ninguna protesta, por cívica que sea, está al abrigo de su utilización por grupos de desaprensivos”.

Finalmente, El País destaca lo concretas que son las demandas del movimiento, como la prohibición del lucro en las instituciones privadas y que el Estado vele por la enseñanza a todos los niveles, no dejándola como hasta ahora, únicamente bajo el control de los municipios.

Pero a dichas solicitudes se une un fondo que el medio español destaca, porque se trata no sólo de justicia, sino de un acierto material: “Una enseñanza pública, de calidad y gratuita, compatible con la competencia que la iniciativa privada pueda establecer, es la mejor garantía para una nación próspera en democracia. Y si ahora los números lo permiten, ¿por qué no atender todo lo que sea realista con esas demandas?”.

Más Noticias

Más Noticias