País

El crudo testimonio de sobreviviente a torturas y secuestro en Collipulli: “Me echaban brazas calientes”

El sujeto acusa que la familia Ancalaf lo torturó porque creían que les había robado droga y armas de fuego.

Durante el secuestro y tortura en Collipulli, una segunda víctima perdió la vida. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Durante el secuestro y tortura en Collipulli, una segunda víctima perdió la vida. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Por:  EL DÍNAMO

Después de meses de silencio tras haber sido secuestrado y torturado en la comuna de Collipulli en La Araucanía, Ernesto Abello rompió el silencio y compartió su crudo testimonio.

Según contó en entrevista con Mega Noticias, las torturas en su contra fueron realizadas por miembros de la familia Ancalaf el 2 de junio en la comunidad Choi Lafkenche a la que habría accedido “engañado” para trabajar como mecánico.

Sin embargo, en el lugar, de acuerdo a su relato, “se acercaron como cinco o seis tipos y ahí me pegaron altiro el hachazo en la cabeza. Y cuando intenté arrancar uno me pegó con una escopeta en la cara y otro me dio una apuñalada en la pierna”.

“Lo único que me decían era: dime donde están las cosas y vas a salir con vida”, contó para luego explicar que la familia Ancalaf lo acusó de haber robado cuatro armas de fuego y un kilo de marihuana una semana antes.

Respecto a las torturas que recibió, contó que le lanzaban agua caliente y “me echaban brazas calientes en la boca. Me amarraban de las piernas y agarraban la chueca y nos pegaban en el pene, en los testículos (…) todos los días había sufrimiento nuevo”.

“Me agarraban de la cabeza, me hundían para abajo -en un barril con agua-. Me tenían 10, 15 minutos abajo y me sacaban arriba. Mis pulmones no daban más ya”, concluyó el hombre aún visiblemente afectado.

Además de la tortura contra Ernesto Abello, la justicia investiga la participación de la familia Ancalaf en el asesinato de un segundo sujeto.

Se trata de Edgardo Mardones, quien solía realizar trabajados eléctricos para ellos y que no tuvo la misma suerte de Abello de poder soltar sus amarras y huir para pedir ayuda.

Más Noticias

Más Noticias