País

Este martes se celebra el We Tripantu, el año nuevo Mapuche, comunidades se alistan para festejo ancestral

En la cultura mapuche, en este nuevo periodo la tierra comienza a limpiarse con el agua que envía Ngenechén (Dios) a través del Ngen-ko ('el espíritu del agua'), así termina el ciclo anterior de preparación del suelo, siembras y cosechas.

Comuneros usualmente realizan una ceremonia y celebran el año nuevo Mapuche en el cerro Santa Lucia, donde también son integrados las distintas personas que circulan por el cerro.
Comuneros usualmente realizan una ceremonia y celebran el año nuevo Mapuche en el cerro Santa Lucia, donde también son integrados las distintas personas que circulan por el cerro.

Este martes se celebra el Día de los Pueblos Originarios, fecha que se oficializó feriado por el Congreso recién el año pasado en el calendario y donde comienza el Año Nuevo mapuche.


El 21 de junio tiene un sentido muy especial para los pueblos ancestrales, es  el “año nuevo”, el mismo que celebramos tradicionalmente el 31 de diciembre, último día del último mes del año, sin embargo, para ellos, es un fenómeno de la naturaleza lo que marca el fin de año.
 

Este día es cuando la tierra está más alejada del sol es decir, el día con menos luz solar del año, el día más corto en toda la zona sur, desde el Ecuador hasta el Polo, es el “Solsticio de Invierno”, para nosotros, el fin del otoño y la llegada del invierno.  Esto se producirá  a las 05:14 horas de Chile, según los cálculos de la Armada de Chile.
 

Para los Mapuches, el día se denomina We Tripantu, comúnmente conocido como el “Año nuevo Mapuche”. Es el momento en que todo parte otra vez, la tierra comienza nuevamente a acercarse al sol, es el camino de regreso.  Durante esta celebración se realizan rituales, ceremonias, rogativas y una vigilia en familia, esperando el amanecer. Una vez que sale el Sol, se le da la bienvenida al nuevo año con un baño ritual al aire libre.
 

Según Armando Marileo Lefio, Ngenpin Mapuche ( Autoridad Ancestral) y ex director de la Escuela de Filosofía, Espiritualidad y Sabiduría Ancestral Mapuche, los mapuches observaban que comenzaba el invierno, y creían que ese cambio era regido por la Luna, que provocaba los brotes de vegetales y la reproducción de los animales. 

En este nuevo periodo la tierra comienza a limpiarse con el agua que envía Ngenechén (Dios) a través del Ngen-ko (‘el espíritu del agua’), lo que provocaba un nuevo ciclo, que implicaba el término del ciclo anterior de preparación del suelo, siembras, cosechas y la naturaleza debe limpiar y preparar la tierra para otro periodo y así sucesivamente. 
 

Más Noticias

Más Noticias