País

Estudio: por qué hay personas que nunca se contagiaron de coronavirus

La investigación se realizó en 36 voluntarios sanos, hombres y mujeres, de 18 a 30 años de edad.

A todos se les administró una dosis baja de coronavirus. AGENCIA UNOA todos se les administró una dosis baja de coronavirus. AGENCIA UNO
A todos se les administró una dosis baja de coronavirus. AGENCIA UNO

Con 485 millones de casos de coronavirus en el mundo, existe un grupo, que tras dos años de pandemia, no se ha contagiado ninguna vez de COVID-19.

Aunque las razones detrás de esta inmunidad son elemento de investigación, ya hay algunas teorías que buscan explicarla.

Un estudio patrocinado por el Imperial College London encontró la respuesta inmune de un grupo de jóvenes que no estando vacunados y que a pesar de haber sido expuestos al Sars COV 2, no se contagiaron. 

El análisis se realizó en una unidad especializada del Royal Free Hospital y mostró cómo la infección experimental de voluntarios resultó ser "reproducible" en algunos casos, aunque "no provocó síntomas graves en participantes adultos jóvenes sanos, lo que sentó las bases para futuros estudios para probar nuevas vacunas y medicamentos contra el COVID-19".

Síntomas moderados del COVID-19

La investigación se realizó en 36 voluntarios sanos, hombres y mujeres, de 18 a 30 años de edad, no vacunados contra el COVID-19 y sin infección previa por el SARS-CoV-2. 

A todos se les administró una dosis baja del virus, mediante gotas en la nariz y luego fueron monitoreados por personal clínico "en un ambiente controlado durante un período de dos semanas", indicó el profesor del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Instituto de Infecciones del Imperial College.

Del total, 18 se infectaron, de los cuales 16 desarrollaron síntomas parecidos al resfriado de leves a moderados, incluyendo congestión o secreción nasal, estornudos y dolor de garganta. Otros en tanto, experimentaron dolores de cabeza, dolores musculares, cansancio y fiebre.

"Ninguno desarrolló síntomas graves. Dos participantes fueron excluidos del análisis final después de desarrollar anticuerpos entre la detección inicial y la inoculación", agregó el documento.

Junto a ello, 13 voluntarios indicaron que perdieron temporalmente el sentido del olfato, pero que volvió a la normalidad dentro de los 90 días.

"Los niveles máximos de virus fueron significativamente más altos en la nariz que en la garganta, lo que indica un riesgo potencialmente mayor de que el virus se elimine por la nariz que por la boca. Esto resalta la importancia del uso adecuado de mascarillas para cubrir tanto la boca como la nariz”, indicó Christopher Chiu.

Más Noticias

Más Noticias