País

Felipe Berríos: "No he cometido los actos de significación sexual que se describen"

Felipe Berríos enfatizó que “nunca me he aprovechado de mi posición de sacerdote. Al contrario, siempre he tratado de ser muy horizontal y he luchado contra las formas jerárquicas de la Iglesia, como que me traten de 'padre' o usar vestimentas opulentas”.

El jesuita cuestionó que no se consignaron a las personas que afirmaron "no haber observado nunca conductas impropias de mi parte". AGENCIA UNO/ARCHIVO
El jesuita cuestionó que no se consignaron a las personas que afirmaron "no haber observado nunca conductas impropias de mi parte". AGENCIA UNO/ARCHIVO

El sacerdote Felipe Berríos reiteró su inocencia luego que una investigación desarrollada por la Iglesia Católica determinara la “verosimilitud” de las denuncias de abuso sexual realizadas por siete víctimas, entre 1993 y 2009. 

Ante estas aseveraciones, Berríos dio a conocer una declaración pública donde cuestiona las conclusiones realizadas por la abogada María Elena Santibáñez, asegurando que "no diferencia entre las cuatro denunciantes y los tres relatos de otras personas, y no explica la diferencia entre que un hecho sea verosímil y que éste realmente haya ocurrido", puntualizando que no se consignaron a las personas que afirmaron "no haber observado nunca conductas impropias de mi parte".

“En este tiempo he podido conocer en detalle las cuatro denuncias y los tres relatos que finalmente se presentaron ante la investigadora canónica, ninguna de las cuales ha sido llevada a la Justicia. Son las únicas acusaciones que he recibido en 45 años como jesuita y luego de trabajar con más de 15 mil jóvenes en colegios y otros tantos en diferentes organizaciones sociales”, planteó Felipe Berríos. 

El jesuita dejó en claro que "tras conocer sus relatos, puedo afirmar que no he cometido los actos de significación sexual que ellas describen. De hecho, la sola expresión 'actos de significación sexual' es muy compleja, pues la gente se imagina relaciones sexuales no consentidas y horrores de ese tipo. Acá no hay nada de eso".

"La opinión pública debe saber que de lo que se me acusa es de conductas impropias, como lenguaje inapropiado, hablar de temas que supuestamente no corresponderían a un sacerdote y en algunos casos de abrazos y supuestas tocaciones de muslos y glúteos", detalló.

Sin embargo, Felipe Berríos enfatizó que "nunca me he aprovechado de mi posición de sacerdote. Al contrario, siempre he tratado de ser muy horizontal y he luchado contra las formas jerárquicas de la Iglesia, como que me traten de 'padre' o usar vestimentas opulentas. Todo eso, justamente, para evitar posiciones dominantes".

Más Noticias

Más Noticias