País

Felipe Berríos afirmó que hará lo necesario para "aclarar los orígenes" de denuncia por abuso sexual

El sacerdote se puso a disposición de la Compañía de Jesús, congregación que lo suspendió tras recibir una acusación por "hechos de connotación sexual" hacia una menor de edad.

El jesuita señaló que buscará esclarecer los hechos "con la mayor celeridad posible". AGENCIA UNO/ARCHIVOEl jesuita señaló que buscará esclarecer los hechos "con la mayor celeridad posible". AGENCIA UNO/ARCHIVO
El jesuita señaló que buscará esclarecer los hechos "con la mayor celeridad posible". AGENCIA UNO/ARCHIVO

El sacerdote Felipe Berríos reaccionó a la investigación por abuso sexual en su contra iniciada por la Compañía de Jesús, congregación que decidió suspenderlo del ejercicio público de su ministerio sacerdotal.

Desde la agrupación religiosa informaron que el fundador de Un Techo para Chile estaba siendo indagado por "hechos de connotación sexual" en contra de una mujer cuando ella aún era menor de edad.

"El Provincial de la Compañía de Jesús en Chile, P. Gabriel Roblero SJ, con fecha 2 de mayo decretó la apertura de una investigación previa canónica, nombrando a la abogada laica María Elena Santibañez a cargo de esta investigación", aseguró la institución en un comunicado.

En esta línea, "la Compañía de Jesús dispondrá de todos los medios que sean necesarios para que esta investigación se efectúe con la mayor rigurosidad y celeridad, a fin de esclarecer los hechos denunciados y las eventuales responsabilidades".

En una declaración pública, el jesuita expresó que “he tomado conocimiento de la denuncia en mi contra que ha sido informada a través de un comunicado de la Compañía de Jesús”.

“No he sido informado de nada distinto de lo que dice ese comunicado. Haré todo lo que sea necesario por conocer y aclarar los orígenes de esta denuncia y me he puesto, desde ya, a disposición de la compañía para esclarecer los hechos con la mayor celeridad posible”, añadió el cura.

La acusación en contra de Berríos generó diversas reacciones, entre ellas la de la ministra de la Mujer, Antonia Orellana, quien fue la principal detractora de su llegada al programa de campamentos del Ministerio de Vivienda, la que finalmente no se concretó.

En declaraciones a T13, la secretaria de Estado comentó que "conversé con víctimas de abuso sexual infantil eclesiástico, y de otros tipos de violencia dentro de la institución, y me pareció que había que escuchar lo que ellos y ellas señalaban de que (el nombramiento) era un retroceso respecto al Estado Laico y la discusión sobre la tolerancia que tenemos en el país ante estos hechos".

Más Noticias

Más Noticias