País

Gremio gastronómico exige al gobierno de Boric terminar con el "nefasto ritual" en Plaza Italia

A través de un comunicado, la Asociación Chilena de Gastronomía (Achiga) condenó el ataque que sufrió el dueño de la ex Fuente Alemana, Carlos Siri.

La Achiga reconoció que se sienten "indefensos, sin protección" ante los hechos de violencia en el sector de Plaza Italia. AGENCIA UNO/ARCHIVO.La Achiga reconoció que se sienten "indefensos, sin protección" ante los hechos de violencia en el sector de Plaza Italia. AGENCIA UNO/ARCHIVO.
La Achiga reconoció que se sienten "indefensos, sin protección" ante los hechos de violencia en el sector de Plaza Italia. AGENCIA UNO/ARCHIVO.

La Asociación Chilena de Gastronomía (Achiga) emitió un comunicado condenando el ataque que sufrió el dueño de la ex Fuente Alemana, Carlos Siri, durante la tarde de este viernes.

Ocurrió en medio de las manifestaciones que se llevaron a cabo en las inmediaciones de Plaza Italia, donde Siri intentó ayudar a un hombre que fue acusado de grabar a los manifestantes. Ahí, un grupo de vándalos lo golpeó con fierros.

En el documento, el presidente de Achiga, Máximo Picallo, emplazó a los distintos organismos del Estado involucrados en la seguridad pública a terminar con la violencia crónica que se ha instalado en el sector desde el estallido social de 2019.

“Repudiamos de forma enérgica la agresión que sufrió este viernes en la tarde, Carlo Siri, en su restaurante”, comenzó el comunicado, agregando que “llevamos dos años conviviendo con esta violencia irracional crónica, instalada en el sector de Plaza Italia, que tiene como ritual provocar daño y destrucción, especialmente los viernes en la tarde, sin que los distintos organismos del Estado, entre ellos, el gobierno, las policías, los tribunales, el Ministerio Público y el Congreso, hayan sido capaces, hasta ahora, de adoptar y coordinar medidas que frenen el actuar de los violentistas, que lo hacen con total impunidad”.

Para Picallo, “la violencia ha causado un daño material y patrimonial en esta zona de la capital” y que ha “provocado que muchos locales, algunos con larga tradición, bajaran la cortina; y los que han logrado sobrevivir, lo hacen conviviendo con el miedo y el riesgo de ser atacados, como ha ocurrido, por ejemplo, en el Barrio Lastarria”.

Ante esta situación, la Achiga reconoció que se sienten “indefensos, sin protección”, por lo que emplazaron a las actuales autoridades y al futuro gobierno de Gabriel Boric a “terminar de una buena vez con este nefasto ritual que se ha instalado en Plaza Italia y sus alrededores, y también a enfrentar con decisión la violencia y delincuencia”. 

“Solidarizamos con Carlo Siri y todos los locatarios que siguen siendo víctimas de la violencia. Como gremio alzaremos la voz cada vez que sea necesario para denunciar estos hechos y exigir al Estado que resguarde nuestro derecho a trabajar y vivir en paz”, cerraron.

Más Noticias

Más Noticias