País

ICOVID: pandemia sigue en niveles críticos pese a incipiente reducción de casos

El reporte elaborado por la Universidad de Chile, Universidad Católica y Universidad de Concepción señaló que la utilización de camas UCI sigue al 95%.

Los investigadores señalaron que las cifras de contagios siguen siendo altas. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Los investigadores señalaron que las cifras de contagios siguen siendo altas. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Este jueves se entregó un nuevo informe ICOVID, que confirmó una “incipiente tendencia” a la reducción de casos de COVID-19 en el país, la que aún no ha impactado en la gravedad de la pandemia, que sigue en niveles críticos principalmente por la alta ocupación de camas UCI.

El documento, que fue elaborado por académicos de la Universidad de Chile, Universidad Católica y Universidad de Concepción, utilizó datos obtenidos hasta el sábado 24 de abril de 2021, los que fueron proporcionados a través de un convenio con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Ciencia.

El informe planteó que hay señales de que la dinámica de contagios a nivel nacional está llegando a su máximo y podría comenzar a disminuir en las próximas semanas, pero añadió que las cifras siguen a niveles altamente preocupantes que, ante un leve incremento en la transmisión, podrían generar un drástico aumento en los casos activos, llevando a un colapso de la capacidad hospitalaria.

“Debe mantenerse un extremo cuidado en controlar la carga durante las próximas semanas para que vuelva a niveles manejables (por debajo de 10 casos diarios/100 mil habitantes)”, detalló el escrito.

Evolución nacional de la pandemia

Los investigadores de ICOVID señalaron que pese a la reducción general, todas las regiones mantienen una elevada incidencia de casos diarios, por sobre 25 cada 100 mil habitantes, lo que indica que la pandemia se encuentra a niveles críticos en todas y cada una de las regiones del país.

Las situaciones más complejas se viven en La Araucanía y Tarapacá, que han mostrado un aumento sostenido de los casos en las últimas tres semanas, superando los 50 casos diarios por 100 mil habitantes, mientras que Valparaíso y la Región Metropolitana mantienen un alto nivel de carga (en torno a 30-35 casos diarios por 100 mil habitantes).

“Aunque existen indicios de que podríamos estar en el peak de esta ola a nivel nacional, los indicadores de carga son aún muy altos y cualquier brote puede generar un colapso del sistema. No hay que bajar los brazos y seguir con máximo cuidado en minimizar contactos, realizar testeos frecuentes y seguir avanzando con la campaña de vacunación. Es necesario mantener los esfuerzos en estas tres dimensiones para recuperar la estabilidad en la pandemia”, expresó Marcelo Olivares, ingeniero y académico de Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

En cuanto a la velocidad de contagio, se observó una incipiente tendencia a la disminución en la tasa de transmisión (R), con una baja de 6% a nivel nacional (R efectivo de 1,004). A nivel regional, Biobío, Los Ríos, O’Higgins, Tarapacá y Valparaíso pasaron a un indicador de transmisión de color naranja, pero muy cerca del rojo, con R menor de 1. En el otro extremo, los niveles de transmisión más elevados se encontraron en Aysén (1,40), Magallanes (1,26) y Arica y Parinacota (1,27).

Catterina Ferreccio, epidemióloga y académica del Departamento de Salud Pública de la Universidad Católica, afirmó que “es posible notar un efecto de las cuarentenas y tal vez de la vacunación en una leve desaceleración de la transmisión y de los casos nuevos. Sin embargo, dado la alta tasa de casos activos en todo Chile, la insuficiente trazabilidad y aislamiento de los contagiantes, la posibilidad de un rebrote es aún muy alta”.

A pesar de la alta tasa de testeo (21,9 test por 1000 habitantes), la positividad se mantiene elevada (10,8%) a nivel nacional, con regiones con cifras muy altas, como La Araucanía (19,8%) y Maule (14,1%), lo que hace necesario aumentar la capacidad de testeo en el país.

Situación de las camas críticas

Pese a las señales de reducción en los casos nuevos, el informe ICOVID afirmó que la utilización de camas UCI sigue en su peak, ya que existe un rezago entre la incidencia de casos y la carga hospitalaria. Es así como la capacidad hospitalaria a nivel nacional sigue con niveles de estrés máximo, con 95% de ocupación de las camas UCI, y de estas 75% ocupadas con pacientes con COVID-19.

La Región de Arica y Parinacota experimentó la mayor alza en la utilización de camas UCI por pacientes COVID-19. Tarapacá, Valparaíso, Metropolitana, Maule, La Araucanía y Aysén presentaron más de 95% de las camas UCI utilizadas, lo que reflejó una saturación extrema del sistema de salud. Las regiones de Aysén y Valparaíso tienen sobre 98% o más de utilización, indicando que ya no quedan camas disponibles.
Aunque las hospitalizaciones COVID-19 en UCI venían con un alza sostenida durante varias semanas, en esta última semana se observó un cambio pequeño y ligeramente a la baja (entre 1 y 3%). Al separar por grupos etarios, sólo pacientes con COVID mayores de 70 años muestran una disminución en la utilización de camas UCI, que han ido disminuyendo entre 3 y 5% semanalmente desde la última semana de marzo a la fecha.

Más Noticias

Más Noticias