País

Iglesia católica dijo que avance del aborto en la Constitución pone un "obstáculo insalvable" para su aprobación

El Comité Permanente de la Conferencia Episcopal criticó la aprobación de una norma sobre derechos sexuales y reproductivos en el pleno del órgano constituyente.

AGENCIA UNO/ARCHIVOAGENCIA UNO/ARCHIVO
AGENCIA UNO/ARCHIVO

El Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile criticó duramente la aprobación de una norma sobre derechos sexuales y reproductivos en el pleno del la Convención Constitucional, la que abre la puerta al avance de aborto.

En una declaración pública, que fue leída por el obispo Sergio Pérez de Arce, secretario general de la Conferencia Episcopal, la iglesia católica mostró su posición ante el tema y manifestó que “esta norma, por sí misma, es un gravísimo atentado a la dignidad de la persona humana y sus derechos fundamentales, más allá de cualquier concepción religiosa. Además, no se establecen condicionamientos ni limitaciones a este derecho, ni se da un mandato al legislador para que lo regule por una ley, con lo cual queda abierto el camino para permitir el aborto a todo evento”. 

Establecido el aborto como un derecho constitucional sin ninguna restricción, cualquier ley que pretenda regularlo puede ser declarada inconstitucional. De esta manera, podría darse el caso que fueran abortadas creaturas incluso de siete u ocho meses o a punto de nace”, añadió.

Los obispos añadieron que “es evidente que una norma de tal naturaleza constituye un hecho de la máxima gravedad. La Convención afirma un derecho a decidir en forma libre y autónoma sobre el propio cuerpo, pero olvida y silencia del todo que en el vientre de quien está embarazada hay un segundo cuerpo, otro ser humano, que para quienes aprobaron la norma simplemente no existe”.

Sobre su proyección ante el plebiscito de salida, los religiosos plantearon que “una Constitución Política con una norma sobre aborto libre no podrá ser sentida y asumida como propia por muchos chilenos, entre ellos muchas personas que profesamos una fe religiosa, pues el respeto a la vida humana desde la concepción no es algo secundario o cuya consideración sea optativa, sino un valor fundamental que afirmamos apoyados en la razón y la fe”.

De no cambiar esta decisión, la Convención Constitucional pone un obstáculo insalvable para que muchos ciudadanos den su aprobación al texto constitucional que se está elaborando. Lamentamos que la mayoría de los convencionales estén optando por polarizar el proceso constitucional con un tema tan significativo, en vez de ofrecer una propuesta en la que la mayor parte de los chilenos podamos reconocernos, más allá de nuestras legítimas diferencias, en torno a un proyecto compartido”, agregaron.

Las convencionales que promovieron la norma descartaron que con ella se autorice el aborto a todo evento hasta los 9 meses, precisando que será labor del legislador (Congreso) fijar el tiempo gestación en los que se puede interrumpir el embarazo de manera voluntaria.

Más Noticias

Más Noticias