País

Inauguran nueva infraestructura de agua de gran envergadura para reforzar el suministro de siete comunas de la RM

Aguas Andinas realizó una inversión que superó los $3.250 millones, incorporando tecnología de punta y construcción de bajo impacto para la ciudadanía, resguardando y protegiendo el Parque Balmaceda y su arbolado sin afectar a las especies existentes.

Los trabajos mejorarán los niveles de seguridad y continuidad del servicio para clientes de las comunas de Santiago, Estación Central, Lo Prado, Cerro Navia, Pudahuel, Cerrillos y Quinta Normal.
Los trabajos mejorarán los niveles de seguridad y continuidad del servicio para clientes de las comunas de Santiago, Estación Central, Lo Prado, Cerro Navia, Pudahuel, Cerrillos y Quinta Normal.

Con el objetivo de combatir la extrema sequía y los efectos del cambio climático que vive la Región Metropolitana, Aguas Andinas dio el vamos al funcionamiento de una nueva infraestructura de agua. Se trata de la matriz de agua potable de gran envergadura que recorre Providencia entre las calles Seminario y Román Díaz.

La obra se suma a los más de 13.000 km de red de agua potable y permitirá mejorar los índices de continuidad y seguridad operacional del sector, beneficiando a más de un millón de personas de las comunas de Santiago, Estación Central, Lo Prado, Cerro Navia, Pudahuel, Cerrillos y Quinta Normal.

Los trabajos consideraron la renovación de 1.100 metros de una matriz de gran envergadura, ampliando su diámetro original de 1,1 metros a 1,4 metros, lo que permite contar con mayor flujo y seguridad operacional.

Este ambicioso proyecto consideró una inversión de $3.250 millones e incluyó un importante plan de mitigación para asegurar el cuidado del entorno, ya que su trazado recorre parte del Parque Balmaceda. A través del uso de la tecnología “tunnel liner”, es decir, de manera subterránea y con una zanja de entibación metálica, se resguardó la naturaleza existente y su arbolado.

“En tiempos de extrema sequía es muy relevante asegurar el acceso al agua potable para todos. En este sentido, es clave que constantemente se monitoree la red y se realicen obras como esta que permiten renovar infraestructura esencial en beneficio de los ciudadanos”, señaló, el gobernador de la Región Metropolitana, Claudio Orrego.

Esta nueva infraestructura de agua es parte de una serie de iniciativas de la compañía para reforzar el suministro, mejorar la continuidad y calidad del servicio en la ciudad, manteniendo un especial enfoque de mitigación con la comunidad.

Por su parte, Eugenio Rodríguez, director de Clientes de Aguas Andinas, mencionó que “uno de los principales objetivos de la compañía es trabajar para que Santiago sea cada vez más resiliente, seguro y con un suministro reforzado de cara a la ciudadanía”.

Detalles de la obra

Para la construcción de la matriz se tuvo en consideración la infraestructura y servicios existentes en el sector, así como también el emplazamiento de la futura Línea 7 del Metro de Santiago.

Para esto fue clave el trabajo coordinado junto con las autoridades locales, destacando el aporte del Municipio de Providencia, con quienes se definió un trazado alternativo por Av. Andrés Bello, ingresando al Parque en la zona de conexión, frente a calle Seminario.

“Quisiera destacar que esta nueva infraestructura de gran magnitud se pudo implementar sin generar mayores inconvenientes en los vecinos o quienes transitan por Costanera Andrés Bello siendo, además, muy respetuosa con los árboles y entorno del Parque Balmaceda”, señaló la alcaldesa Evelyn Matthei desde su casa, donde está cumpliendo cuarentena.

La obra generó más de 80 puestos de trabajo, y se realizó en modalidad “fast track”, lo que permitió ejecutarlas en un periodo menor a un año.

Eficiencia hidráulica

La renovación de la matriz de gran envergadura es parte de un plan de inversión en infraestructura resiliente que busca mitigar el impacto de la profunda sequía que vive la ciudad, así como otros efectos del cambio climático.

En los últimos dos años Aguas Andinas ha invertido más de $130 mil millones anuales con el objetivo de contar el respaldo y la resiliencia que Santiago y sus habitantes necesitan, teniendo identificadas obras adicionales por US$ 500 millones.

Adicionalmente, Aguas Andinas cuenta con un plan de eficiencia hidráulica que considera nuevas tecnologías por cerca de US$100 millones de inversión, las que comenzaron a implementarse en 2018, entre ellas rastreo satelital, métodos acústicos y gas trazador para inspección de fugas no visibles.

Gracias a estas innovaciones desde 2019 se ha podido recuperar 500 l/s de producción, equivalentes al consumo anual de 240.000 personas, es decir, más que el de una ciudad como Temuco (230.000 habitantes).

Más Noticias

Más Noticias