País

Juan Ignacio García: "Nosotros no somos el obstáculo para la inscripción automática"

El director del Servel se refirió al posible ingreso de cinco millones de votantes al padrón electoral para las próximas municipales, recalcalndo que el servicio se está anticipando y pidiendo las herramientas para aplicar el cambio.

Por:  La Hora

El mismo hombre que tuvo que lidiar con el general Pinochet para levantar un sistema eleccionario para el plebiscito de 1988, es quien hoy tiene el desafío de modernizar el modo en que los chilenos votamos. Y el mismo que probablemente deberá llevar adelante la titánica tarea de incorporar de un sopetón a cerca de cinco millones de personas (una mayoría de jóvenes) al padrón electoral. Ello, con miras a los comicios municipales.

Pero también es el mismo que debió poner una cuota de cordura técnica en las polarizadas reyertas en las urnas durante los gobiernos de Frei Montalva y Salvador Allende.

Juan Ignacio García es un eterno en el Servicio Electoral (Servel). Desde 1964 que trabaja allí y se ha mantenido a su cabeza por más de tres décadas. Ha sobrevivido a todos los gobiernos y él, con mucha modestia, lo atribuye simplemente al trabajo.

Por lo mismo, no le gusta contar anécdotas de todos esos gobernantes. Que se guarda varias, es un hecho. “Hay muchas, pero mejor que las reservemos para otro momento”, dice con una sonrisa en su rostro casi siempre impasible.

INSCRIPCIÓN AUTOMÁTICA

El posible ingreso de cerca de cinco millones de votantes (una mayoría de jóvenes) al padrón electoral con las municipales, a la vuelta de la esquina, es el tema del momento en el Servel.

“El punto hay que dejarlo claro. Nosotros no somos el obstáculo para el proyecto de inscripción automática, todo lo contrario. Lo que estamos haciendo es anticipándonos para que funcione bien y pidiendo las herramientas para aquello”, dice tajante García.

¿Quién es el obstáculo? O dicho de otro modo, ¿cree que la Concertación y la Alianza tienen interés en cambiar un sistema que les da seguridades para elegir una cierta cantidad de parlamentarios?

-Hoy sí. Creo que finalmente el tema se instaló. Hay además una conciencia colectiva de que la reforma electoral hay que hacerla ya.

¿Pero qué tiene que pasar entonces para que estén dadas las condiciones para que esas millones de personas puedan acceder a votar el 2012?

-Aprobar lo que el Gobierno acaba de proponer, que es una ley corta para darle facultades inmediatas al Servicio Electoral para incorporar la base de datos de las personas que tiene el Registro Civil. También la posibilidad de que podamos recurrir a otro servicio que nos ayude con esa información. Esa ley corta debiera estar lista en octubre.

-A su vez, apurar la tramitación y la discusión de la ley electoral que está en el Congreso. Debiera estar despachada en enero.

-¿Puede aclarar cuál es el problema con la información con la que actualmente se cuenta?

Las pruebas que hemos hecho con cierta información que nos pasó el Registro Civil no han sido satisfactorias. Hay inconsistencias en cuanto al número de personas que estarían afectas a esto de la inscripción automática. Calculamos que serán entre cuatro y cinco millones. También respecto a datos de domicilio de los no inscritos, lo cual es esencial porque se trata de saber en qué comuna va a votar cada una de esas personas.

-Eso hace que para el servicio resulte fundamental tener un plazo razonable y, lo más importante, previo a la publicación de la nueva ley.

-¿Qué escenarios negativos pueden darse si la información de estos nuevos electores no es la correcta?

Hoy no sabemos cuántos votantes son ni dónde los vamos a poner, en qué comuna van a votar. Ese es el marco en el que estamos y si no alcanzamos a tener toda la información correcta… no vamos a poder producir un registro electoral actualizado en números, realmente.

-¿Podemos decir que va a ser el desafío más importante del Servicio Electoral desde el plebiscito del 88?

-Claro. La próxima elección va a ser muy compleja. Por la cantidad de nuevos votantes, porque se podría llegar a votar tanto por alcaldes como por concejales y además consejeros regionales. Hablamos de tres tipos de cédulas distintas con largas listas de candidatos. Y habría que confeccionar cédulas considerando que pueden votar doce o trece millones en total.

Más Noticias

Más Noticias