País

La historia de Luis Lagos, el chileno que se unió a la milicia ucraniana para pelear contra los rusos

Llegó a la base de entrenamiento de Leópolis el sábado y sobrevivió al bombardeo que esa noche dejó 35 muertos y 134 heridos en el recinto. Desde el sector oeste de Ucrania relató a EL DÍNAMO su historia como voluntario de la Legión Extranjera de Ucrania

Luis Lagos, ex carabinero y enfermero. Ahora se encuentra en en teatro de operaciones donde el ejército ucraniano intenta detener el avance ruso.Luis Lagos, ex carabinero y enfermero. Ahora se encuentra en en teatro de operaciones donde el ejército ucraniano intenta detener el avance ruso.
Luis Lagos, ex carabinero y enfermero. Ahora se encuentra en en teatro de operaciones donde el ejército ucraniano intenta detener el avance ruso.

“He visto morir niños y mujeres, no por las explosiones, si no porque militares rusos les apuntan y disparan. Es un desastre humanitario”. Así comienza el relato de Luis Lagos, el primer chileno en enlistarse en la sección de voluntarios extranjeros del Ejército de Ucrania para combatir la invasión rusa.

Un minuto después de su primer relato interrumpe la entrevista con EL DÍNAMO así: “Empezaron a sonar las sirenas de bombardeo en la base. Tengo que cortarle”. Al otro lado de la línea alcanza a oírse el ruido de aviones que sobrevuelan el lugar. El ataque lo sorprende mientras su batallón partía a una zona de combate que prefiere no revelar.

Eran las cinco de la mañana, cuando el sábado pasado cerca de 30 cohetes rusos cayeron en la base de Yavoriv, a 20 kilómetros de la frontera polaca. El ataque fue contra un aeropuerto y el Centro Internacional para el Mantenimiento de la Paz y la Seguridad, que según fuentes locales, entrenaba cerca de 1.000 combatientes extranjeros integrantes de la Legión Internacional de Defensa Territorial de Ucrania.

Ahí se encontraba el chileno Luis Lagos. Dijo que fue el momento más tenso que ha vivido. Cuenta que es ex oficial de Carabineros y enfermero y que lo motivó ver la tragedia humanitaria, y grandes amigos en Moldavia, país fronterizo a la guerra, afectados por la guerra. Explica que se habían conocido en Alemania, donde permaneció un tiempo. El testimonio de esos amigos lo motivó, no el salario de 5.000 dólares ofrecido por el Gobierno de Zelenski.

Comenta que ha tenido el apoyo de su familia. Ha mantenido contacto con ellos, también con amigos y con ex compañeros de formación. Les envía fotos y videos sobrecogedores.

Disparos contra civiles

En un video al que tuvo acceso EL DÍNAMO, se ve y oye a Luis Lagos esa mañana de sábado en la base bombardeada. Está parapetado en un pequeño desnivel en el suelo, cerca de otro voluntario que porta un arma, y al lado de dos recintos militares tipo hangar, que al parecer datan de la época soviética. La imagen es cruda.

“La situación es terrible acá. Las sirenas sonaron toda la noche, los bombardeos son permanentes, y en el Ejército nuestro informa que las tropas rusas están disparado a civiles, llegan por chat videos que muestran militares rusos haciendo tiro con mujeres y niños en Kiev”, expone dos días después del bombardeo a la base, que comenzó a ser evacuada “también a un lugar secreto”, dice.

El martes pasado, en un nuevo contacto telefónico, (la señal se le interrumpe con frecuencia) precisa: “Hoy me pude enrolar oficialmente y firmar los documentos para ingresar a la Legión Internacional de Defensa, que es como la legión extranjera de Francia”.

Recibió en la base un uniforme militar con camuflaje que lleva la bandera de Ucrania. “Tenemos un buen equipo. Equipo completo, llega ayuda de la OTAN", dice. Éste está compuesto por un fusil, pistola, casco, raciones de combate, entre otros elementos.

Armamento de la OTAN y superioridad rusa

Narra que por la noche llegan armamentos y pertrechos militares desde la OTAN por varios puntos de la frontera. Por eso hay bombardeos cerca del límite polaco y sostiene que muchos aviones rusos sobrevuelan la frontera polaca midiendo sus reacciones.

“Ahora que estoy en el frente de combate veo lo que realmente pasa, no sólo lo poco que dan en las noticias, las atrocidades que ocurren. Soy objetivo al relatar los hechos que he presenciado. Le pido no dar mi ubicación porque pone en peligro la vida de un batallón completo y la mía”, sostiene Lagos.

Y agrega: “Los rusos tienen la superioridad militar, evidentemente no van perdiendo, pero cada día el Ejército de Ucrania se va armando con la ayuda internacional, esto puede llegar a ser un Vietnam de los rusos. Ellos vieron que sería fácil tomar el país, pero la resistencia ha funcionado para disminuirlos. Los rusos con todo el poderío militar, aéreo y ahora naval que comenzaron a tener en Crimea no han podido conquistar al país, que tiene una fuerza militar menor, mucho heredado de la Unión Soviética”.

Derrotas rusas en Combate

Lagos afirma que la resistencia ucraniana ha enfrentado y desgastado a las tropas de ocupación, con poco tiempo de preparación, pero de forma eficaz". Por eso, "los rusos, nosotros creemos, están bombardeando hospitales, escuelas y recintos civiles buscando castigar a la sociedad porque los ucranianos han dado una dura pelea sobre ellos y el rechazo de la población ha sido muy fuerte y valiente”, manifiesta.

Describe algunas derrotas de los rusos en algunas batallas. “Por ejemplo, un convoy militar fue bombardeado cerca de acá y lo destruyeron casi completo. No manejo toda la información, nos han informado que han derribado una decena de aviones, hoy nos hablaron sobre el derribo de helicópteros. Las baterías aéreas y antimisiles han funcionado, entre otras cosas. Eso constituye un importante logro para los ucranianos porque se está luchando contra una nación super poderosa, contra tecnología de satélites y drones, misiles sofisticados”, asegura a EL DÍNAMO.

Visión crítica de la ONU y de la ex presidenta Bachelet

“En la ONU la ex presidenta Bachelet detenta un poder grande para proteger los derechos humanos en el mundo. Le pido que no deje que Ucrania sea su segundo su 27-F. Ella es la llamada a hacer las negociaciones de paz, ella es la llamada a pedir que no se junten en Bielorrusia, que es un aliado de los invasores, las reuniones pueden ser en cualquier otro país europeo. Bachelet puede dar las garantías, pero por no hacer nada siguen muriendo cientos de personas, como chileno me siento frustrado de que no haya venido ella o una misión la ONU a ver las calles”, asevera el chileno.

Y concluye: “A ninguno de los que estamos en el batallón, ni a la gente en general, se le pasa por la mente dejar que los rusos vayan a ganar. La gente ha luchado con el alma, con todo lo que tiene, y la ayuda de combatientes extranjeros ha sido importante”.

Más Noticias

Más Noticias