País

La historia de la chilena que estuvo secuestrada cuatro años en Perú

La mujer y su hija de dos años estuvieron retenidas en una vivienda en la ciudad de Chiclayo, al norte del país.

El secuestro sucedió en la ciudad de Chiclayo, norte de Perú
El secuestro sucedió en la ciudad de Chiclayo, norte de Perú

A los 42 años, V.R.S supo lo que era la libertad nuevamente. Esta ciudadana chilena permaneció secuestrada durante casi cuatro años, experimentando violencia física y psicológica, en un departamento en Perú, donde estuvo retenida por su suegro, Julio Juan Armas Alcalde, y su marido, Giorgio Stefano Armas Gabrieli, un reconocido comunicador peruano, quien trabaja como conductor de televisión y tiene un canal en Youtube.

La mujer fue mantenida encerrada en una habitación que tenía solamente una cama de plaza y media, junto a su hija, que tuvo con Giorgio, de apenas dos años de edad. Ambos contrajeron matrimonio en Chile. 

Gracias a la denuncia de una vecina, quien se percató del secuestro porque tomaba clases de boxeo con Giorgio y su padre, se logró liberar a las dos víctimas después de un trabajo en conjunto entre la policía y el Ministerio Público peruano. 

El hogar donde estuvo secuestrada la ciudadana chilena desde diciembre del 2018 se ubica en la ciudad de Chiclayo, en la región de Lambayeque, al norte del país. “Conocí a mi esposo por Facebook, por ello viajé a Perú. Al vivir en la casa de mis suegros, me insultaban de la peor manera, pese a que estaba embarazada. Incluso mi suegro me golpeó al descubrir que hablaba con mi hermana pidiéndole ayuda para que me rescaten", contó la chilena, de acuerdo con el Diario Correo.

“La comida me la daban por la puerta y luego me encerraban, pues todo el día me tenían vigilada", relató. "Mi hija no habla, no interactúa con otros niños porque no hemos salido a la calle. Mi hermana desde Chile hizo una denuncia, pero me obligaron a mentir y la denuncia se archivó”, recordó V.R.S.

Según la Fiscalía de Lambayeque, durante todo el tiempo de encierro, la chilena intentó comunicarse con su familia, pero no tenía acceso a internet. 

Pegó papeles con pedidos de ayuda en la ventana protegida con rejas, tiró papeles con mensajes en la calle, pero nadie la ayudó.

El rescate

Hace pocos días, el 1 de mayo, V.R.S sufrió una complicación de salud, lo que derivó en un sangrado que provocó que cayera desmayada en el baño tras golpearse la cabeza. Después de lo sucedido, una vecina avisó a la policía.

Así se inició una investigación, que terminó el día 11 de mayo con el allanamiento del departamento donde se encontraba la mujer secuestrada.

Ahora libre, V.R.S. sigue con miedo de que vuelvan a secuestrarla junto a su hija. "Yo siempre vivía encerrada en mi habitación, no tenía libre tránsito. Quiero regresar a mi país, por favor solicito a las autoridades que me ayuden a regresar", declaró.

Marido niega las acusaciones

Acusado por el secuestro de su esposa y su hija, Giorgio Armas afirmó que no es culpable. 

El comunicador peruano fue entrevistado por el programa Contigo en la Mañana y dijo solamente que "nuestro abogado nos dice que esta información es reservada, él se comunicará más tarde. Nuestra bebita nació en una clínica en el Perú, gracias y recibe muchas bendiciones”.

Más Noticias

Más Noticias