País

Lagos Weber respecto del conflicto estudiantil: el gobierno “quiere aplacar con el bolsillo”

El senador PPD concedió una entrevista al diario trasandino Página 12 donde, si bien aceptó la cuota de culpa que tiene la Concertación frente al tema educacional, acepta que “tampoco presionamos a la derecha con fuerza”.

Por:  El Dínamo

Ricardo Lagos Weber fue vocero de gobierno cuando estalló el conflicto estudiantil conocido como Revolución de los Pingüinos, allá por el 2006. En la siguiente entrevista, concedida al diario argentino Página 12, pese a que reconoce la responsabilidad que tuvo la ahora oposición frente a la crisis por la que pasa la educación, afirma que como gobierno “tampoco presionamos a la derecha con fuerza”.

Revisa un fragmento de la entrevista a continuación:

Cuando empezó el conflicto los dirigentes estudiantiles más jóvenes –los secundarios, no los universitarios– reconocían que su pelea los excedía. Que había algo mucho más grande en juego. ¿Coincide?

–El conflicto tiene un tema puntual: el estudiantil y el educativo en general. Qué quiere cada uno con la educación en Chile. En el trasfondo está el sistema político chileno. La institucionalidad con que contamos es estrecha para que la ciudadanía se sienta representada. Nunca pudimos cambiar porque no tuvimos la mayoría parlamentaria.

¿Cuando dice “nunca pudimos” habla de la Concertación?

–Sí. Pero quiero ser bien honesto con lo que le digo. Tampoco presionamos a la derecha con fuerza. Y al interior de la Concertación no todos miraban el sistema educativo con malos ojos. Hoy Chile vive un despertar ciudadano. Antes de las marchas por la educación hubo dos marchas contra el proyecto de Hidro Aysén.

El proyecto de crear represas hidroeléctricas.

–Sí. Agrego el conflicto mapuche, con una huelga de hambre de casi 60 días. Frente a Hidro Aysén, los mapuches y la educación, el gobierno de Sebastián Piñera optó por defender sus banderas de lucha ideológica. Esquivó el tema y llamó a un debate sobre la educación. Pero yo no necesito que el presidente me invite a un debate. Necesito que diga, porque gobierna, si quiere lucro en la educación superior, un nivel en el que está prohibido. El presidente anunció una supervisión. Es un avance que comenzó con Michelle Bachelet. Pero, ¿el gobierno y la derecha chilenas están en condiciones de aceptar un cambio en el modelo educacional? Hasta ahora decidieron clavar sus banderas y demostrar que no están dispuestos a transar. Si no, resultaría inexplicable que hayan prohibido la marcha más grandes de los estudiantes, la que llegó a 140 mil personas y derivó en un caceroleo masivo de protesta.

En la Argentina es difícil de entender el tema del lucro en la educación. ¿El movimiento estudiantil quiere anular la educación privada?

–No. Propone que ni un peso del Estado vaya a escuelas que persigan fines de lucro, o sea que generen excedentes destinados al bolsillo del dueño y no a la reinversión en el proyecto educativo. Cuando hablo de nuestra responsabilidad durante tantos años, digo que en Chile no había consenso en contra de esto ni en la Concertación. Los 19 senadores de la Concertación propusimos un proyecto junto con el senador independiente de izquierda Alejandro Navarro y dos independientes de derecha. Pero insisto en que si no hay nueva institucionalidad no habrá solución en el tema de fondo. El gobierno va a promover más becas, la renegociación de créditos para los que no pagaron, la rebaja de las tasas de interés. Quiere aplacar con el bolsillo. No queremos descubrir el agua caliente: sólo hablar de un nuevo sistema educativo que la derecha rechaza.

¿Qué resultará?

–No sé. ¿Habrá un aterrizaje razonable para los estudiantes? No sé si van a volver a creer en la clase política.

Más Noticias

Más Noticias