País

Los millones que han dejado de ganar Colo Colo y la U en la pugna con el Gobierno para aumentar los aforos

Los clubes más populares del país han visto reducidas sus arcas por la limitación de público a 10 mil asistentes. En el marco del partido frente a Antofagasta, los albos otra vez enviaron mensajes durante el pasado fin de semana.

El plantel de Colo Colo que enfrentó a Antofagasta apareció con este lienzo en medio de la disputa de la ANFP con el Gobierno para tener más públicos en los estadios. AGENCIA UNO
El plantel de Colo Colo que enfrentó a Antofagasta apareció con este lienzo en medio de la disputa de la ANFP con el Gobierno para tener más públicos en los estadios. AGENCIA UNO

Colo Colo volvió a ganar. Esta vez, superó por 1-0 a Deportes Antofagasta en el Estadio Monumental y alcanzó 12 partidos sin saber de derrotas en la Primera División del fútbol chileno. Pero el golazo de Juan Martín Lucero, uno de los goleadores del torneo, sólo fue celebrado por 8.486 personas, según el reporte oficial. 

El recinto de Macul sigue con la restricción de aforo y puede recibir apenas un 25 por ciento de su capacidad. El plan “Seguimos Cuidándonos, Paso a Paso” del Gobierno consta de tres fases y es la de medio impacto sanitario, identificada con el color amarillo, la que rige por estos días en Santiago. “Los eventos masivos tendrán un aforo máximo de 10 mil personas, con mascarilla y pase de movilidad, siempre que el espacio del recinto permita la distancia física”, reza el cuarto de los puntos de la segunda fase.

Esto ha repercutido en las arcas colocolinas. Según información a la que accedió EL DÍNAMO, los albos han dejado de percibir 1.200 millones de pesos debido a la limitación existente. Y el club ha tomado algunas acciones para revertirla, como la campaña Juntos Somos Más Fuertes, que fue lanzada el 6 de agosto.

Otra medida fue la carta enviada directamente al Ministerio de Salud para explicar las consecuencias que produce la determinación en la tesorería de Blanco y Negro (ByN).El mecanismo utilizado para la asignación de aforos no distingue la capacidad de los recintos”, expone parte de la misiva. 

Por ejemplo: San Carlos de Apoquindo tiene una capacidad de 14.678 espectadores, según la información que entrega Estadio Seguro. Es decir, el coliseo de la Universidad Católica puede albergar casi el 70 por ciento de su capacidad. Pero hubo más.

“Más aforo para el fútbol”, decía un lienzo que la oncena estelar que el DT, Gustavo Quinteros, dispuso para recibir a los nortinos. Días antes de aquel partido, el entrenador le envió un mensaje directo al presidente Gabriel Boric, algo que reiteró al cabo del triunfo frente a los antofagastinos. “No tengo dudas de que él y su gente harán algo, es una injusticia total lo que está sucediendo”, lanzó el estratega.

El líder de ByN, Alfredo Stöhwing, también argumentó al respecto. “Esta restricción no es coherente con la flexibilización que sí hubo en otras industrias”, expresó el ingeniero comercial. “De hecho, el espectáculo del fútbol profesional ofrece mejores condiciones para evitar los contagios: la actividad se desarrolla al aire libre”, añadió.

Bajo este contexto, las protestas llegaron hasta la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP). De hecho, el presidente Pablo Milad anunció que tendrá una reunión con el subsecretario de Salud, Cristóbal Cuadrado, para solicitar el aumento de los aforos. “Llevamos semanas trabajando en esto con Fernando Yáñez y César Kalazich”, manifestó el dirigente curicano en referencia a dos profesionales que participan activamente en la Comisión Médica de la ANFP. 

La U también sufre y se activa

Universidad de Chile también ha resentido sus ingresos debido al tope de 10 mil personas que permite la fase amarilla del plan Paso a Paso. Pero no sólo sufre por esa condición gubernamental. En la segunda parte del año, los azules han disputado cuatro partidos de local, incluido el juego de vuelta por la tercera fase de la Copa Chile frente a General Velásquez.

Dos de esos duelos fueron en el estadio Santa Laura, pero el césped del reducto de Independencia quedó inutilizable luego de un partido de rugby entre la selección chilena y Estados Unidos que terminó con la histórica primera clasificación de Cóndores a una Copa del Mundo. A raíz de eso, Azul Azul tuvo que hacer muchas gestiones para encontrar estadio.

Frente a Ñublense, la U fue anfitrión en el Elías Figueroa Brander de Valparaíso con un aforo de cinco mil personas. Y en el Superclásico 192, que terminó con un 3-1 a favor de Colo Colo, recibió a su acérrimo rival en el Fiscal de Talca con un tope de siete mil hinchas (sin visitantes). Y tendrá que seguir en la búsqueda mientras el Estadio Nacional no esté operativo.

Las arcas de la concesionaria también se han visto resentidas según pudo ratificar EL DÍNAMO en La Cisterna: han dejado de sumar unos 500 millones de pesos debido a este sinfín de inconvenientes, que se ha trasladado incluso cuando les toca ser visitantes.

Así fue al menos en los días previos al empate 1-1 frente a la Unión Española que consiguieron este domingo 7 de agosto. El gerente general de los hispanos, Luis Baquedano, dio una explicación para graficar la dificultad de encontrar una sede del partido, válido por la 21° fecha del Campeonato Nacional 2022.

“Me consta que la ANFP hizo todos los esfuerzos por tener un estadio cerca de Santiago y ninguno quiere recibirnos porque jugamos contra la Universidad de Chile. Es el argumento que todos nos esgrimieron”, reconoció el directivo del cuadro de colonia. El compromiso se disputó en el Francisco Sánchez Rumoroso de Coquimbo, tenía permitida la entrada sólo a abonados del anfitrión y tuvo 119 espectadores.

Más Noticias

Más Noticias