País

MOP y Aguas Andinas llaman a hacer un uso moderado del agua durante las fiestas de fin de año

En la víspera de Navidad y Año Nuevo los consumos se incrementan en hasta un 30% sobre el promedio diario anual, es decir, los de mayor demanda del año.

El llamado se realizó en medio de la profunda crisis hídrica que vive la zona central del país. Aguas Andinas
El llamado se realizó en medio de la profunda crisis hídrica que vive la zona central del país. Aguas Andinas

El Ministerio de Obras Públicas y Aguas Andinas hicieron un urgente llamado a la ciudadanía para hacer un uso responsable y consciente del agua ad portas de las fiestas de fin de año, fechas en las cuales los consumos se incrementan de manera importante.

En las festividades, el consumo promedio diario sube 25% en Navidad (24 de diciembre) y hasta 30% en los preparativos de Año Nuevo (31 de diciembre), siendo las horas punta entre las 16:00 y 22:00 horas y alcanzando un peak de 40.000 litros por segundo alrededor de las 20:00 horas.

Así, sólo en año nuevo se consumen cerca de 580 millones de litros más que en un día promedio, lo que es equivalente a que cada habitante de Santiago tome 72 botellas de litro de agua adicional a su consumo en un solo día.

Alfredo Moreno, Ministro de Obras Públicas, señaló que frente al mayor consumo en estas fechas de fiesta es necesario modificar las conductas habituales, optando por usar agua fuera de las horas peak.

“Estamos en la sequía más extrema de la historia, que se ha extendido por más de 13 años. Ahora, en las fiestas de fin de año, la situación es más compleja, ya que los consumos suben hasta en un 30% en comparación a un día normal. Es una cantidad enorme de agua, por lo que es necesario que todos hagamos un pequeño esfuerzo y cambios en nuestras rutinas de estos días para, de a poco, modificar nuestra forma de relacionarnos con el agua”, comentó el Ministro Moreno.

Por su parte, Franco Nicoletti, Gerente de Distribución y Recolección de Aguas Andinas hizo un llamado a realizar un uso responsable del agua debido al complejo escenario hídrico que vivimos, en especial en los horarios previos a los festejos donde se da una intensidad en el consumo concentrado en muy pocas horas.

“Es necesario que, entre todos, nos adaptemos a esta nueva realidad hídrica que nos deja el cambio climático, por lo que una buena alternativa es diversificar y planificar las actividades. Por ejemplo, tratar de hacer las tareas de mayor consumo de agua en la mañana o hacerlo fuera del horario punta y regar siempre fuera de los horarios de mayores temperaturas”, declaró Nicoletti.

El último Balance Hídrico de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) confirmó que este 2021 se profundizaron los efectos del cambio climático, especialmente, la extrema sequía que se prolonga por más de 13 años. Desde Aguas Andinas resaltaron que, si bien en 2021 precipitaron 114 mm (32 mm más que en 2019), gran parte de esa cifra corresponde a las lluvias de fines de enero que dejó el fenómeno denominado río atmosférico. Estas precipitaciones se produjeron con altas temperaturas y provocaron deshielos de nieve acumulada en la cordillera, disminuyendo así las reservas de agua para este año.

Por lo tanto, sólo hubo 78 mm de precipitaciones en los meses menos cálidos, cifra menor que la registrada anualmente en promedio en Riad, capital de Arabia Saudita (92,5 mm), la cual está ubicada en pleno desierto del medio oriente.

Siendo así este el cuarto año más seco desde que se tiene registros, donde el déficit de lluvias alcanzó a 66% en la Región Metropolitana.

De manera adicional, y según datos de la Dirección Meteorológica, entre enero y noviembre de 2021, se han registrado las temperaturas máximas más altas desde que se tiene registros, alcanzando los 30,9 °C (registro diario más alto de cada mes).

Estas cifras son sólo comparables con 2013, cuando el promedio fue una décima más alta (31 °C). Sin embargo, lo más preocupante son las altas temperaturas registradas en los meses de invierno y comienzos de primavera, en particular julio, septiembre y octubre de este año, donde alcanzaron 27,9 °C, 32,2 °C y 33,4 °C, respectivamente. Esto se debe a los efectos del cambio climático, lo que ha provocado escasez de nieve en la cordillera y deshielos de glaciares de forma anticipada.

Ahorro de agua potable

Para gestionar de forma eficiente la red de agua potable, Aguas Andinas cuenta con un plan de eficiencia hidráulica que considera nuevas tecnologías e infraestructuras por cerca de US$100 millones de inversión, las que comenzaron a implementarse en 2018.

A la fecha, ya se han puesto en operación innovaciones tales como rastreo satelital, métodos acústicos y gas trazador para detectar fugas de agua potable no visibles en superficie. Gracias a esto, la compañía ha triplicado su capacidad de detección y reparación, pudiendo revisar y mantener 4.700 kilómetros de red anuales en terreno.

A su vez, el Centro de Control Operativo de Aguas Andinas, inaugurado hace dos años, ha permitido recuperar 480 litros por segundo de producción, equivalentes al consumo anual de 230.000 personas, es decir, más que el de una ciudad como Concepción.

Con estas nuevas tecnologías y otras medidas, Aguas Andinas tiene como objetivo recuperar 70 mil millones de litros de agua anuales al 2026, lo que equivale al consumo anual de 1.100.000 personas.

Más Noticias

Más Noticias