País

Madre asesinó a su hija de ocho años con veneno para ratones y luego se suicidó

La Policía de Investigaciones confirmó el hecho, aunque sigue adelante con el proceso indagatorio para resolver las razones del macabro parricidio. 

Una niña de ocho años fue asesinada por su madre, quien luego se suicidió AGENCIA UNO/ARCHIVO
Una niña de ocho años fue asesinada por su madre, quien luego se suicidió AGENCIA UNO/ARCHIVO

Una mujer de 37 años cometió un parricidio durante la noche de este martes 9 de agosto en Quilpué, en la Región de Valparaíso. Le dio una dosis de veneno para ratones a su hija de ocho años, una sustancia tóxica que le provocó la muerte.

Pero la tragedia no sólo terminó en este asesinato. Después de provocar la muerte de la niña, la madre se suicidó, según la información que se ha conocido preliminarmente. Fue el hermano de la progenitora quien encontró los cuerpos sin vida de las mujeres y el cadáver de un gato en la casa que compartían ambas en la avenida Los Carrera, en el paradero 32 de la comuna.  

Hasta el lugar llegó personal especializado del Laboratorio de Criminalística y la Brigada de Homicidios.

Los primeros trámites sirvieron para confirmar la noticia. El subprefecto de la PDI, Víctor Salazar, afirmó que “continúan las diligencias de orden investigativo de un parricidio de una menor de ocho años y el posterior ahorcamiento de la madre”, entre las que figura el resultado de la necropsia que llevaron a cabo funcionarios del Servicio Médico Legal (SML) para ratificar las razones de los fallecimientos.

Confesión en una carta 

El fiscal de la zona en turno, Carlos Parra, profundizó sobre la investigación del hecho. “Se encontró una carta de tipo suicida de parte de la mujer, además de medicamentos y productos químicos bastante potentes de uso reciente, además de un recipiente de una sustancia líquida que da a entender la utilización de estos productos. Sería un parricidio y las responsabilidades apuntan a la madre”, relató el persecutor.

También detalló que “no se encontraron signos o intervenciones de terceras personas en el fallecimiento de la mujer, la niña estaba en su cama rodeada de peluches y presentaba señales de envenenamiento, sin señales de fuerza”. Precisó que el hermano de la mujer viajó desde el norte de Chile a raíz de que su hermana le informó, vía telefónica, que pretendía acabar con su vida.

Más Noticias

Más Noticias