País

Miembros de la Asociación de Guías Turísticos de María Elena recibieron capacitación para potenciar el turismo en la comuna

Esto fue gracias a una colaboración entre Enel Green Power y Fundación Rondó, donde los participantes recibieron certificación que los acredita como poseedores del Sello “Q”. 

La ceremonia se desarrolló en el Teatro de María Elena. Enel Power Green
La ceremonia se desarrolló en el Teatro de María Elena. Enel Power Green

Con el objetivo de revivir la historia de las salitreras durante su mayor apogeo, para que la comunidad conozca el período dorado del norte de Chile, Enel Green Power Chile y Fundación Rondó colaboraron en un proyecto que desarrolló la Asociación de Guías Turísticos de María Elena. 

El proyecto, que tuvo una duración de seis meses, consistió en capacitar a un grupo de siete guías turísticos con el sello “Q” de calidad turística del Servicio Nacional de Turismo, dotándolos de mayores herramientas y habilidades para el desarrollo de iniciativas de gestión turística. 

Víctor Loyola, miembros de la Asociación de Guías Turísticos de María Elena y que fue parte del programa de capacitaciones, aseguró que “María Elena tiene un potencial turístico enorme por su patrimonio cultural ligado a la historia del salitre que es muy atractivo y está poco difundido”.

En María Elena se puede conocer la única oficina salitrera en pleno funcionamiento a nivel mundial, la que aún conserva en sus edificaciones. Los visitantes también pueden recorrer las calles y alrededores con el recuerdo del máximo esplendor del norte del país, conocido como la Época del Salitre.

“Nuestra idea es trabajar desde los territorios, escucharlos y armar así la propuesta de valor que más sentido les entregue. La de María Elena fue una experiencia enriquecedora donde pudimos desarrollar todo un trabajo que fue desde el diseño de las rutas, el perfeccionamiento que incluyó desde cursos de primeros auxilios, valoración de patrimonio hasta gobernanza interna de su institución”, comentó Macarena González, de Fundación Rondó.

A través de esta iniciativa, los miembros de la Asociación de Guías Turísticos de María Elena, diseñaron dos circuitos turísticos, reviviendo con ellos, la historia de la comuna y su oficina salitrera.

Una de las rutas diseñadas, consiste en un recorrido por Río Loa con énfasis en la observación de flora y fauna, especialmente en la diversidad de especies de aves que hay en la zona. Luego, la visita continúa en bicicleta por la ex Oficina Salitrera Francisco Vergara y el casco histórico de María Elena, pasando por el Museo del Salitre. 

Para finalizar, los visitantes recorren el vagón del tren del abandonado, en medio del desierto pampino, en cual es considerado como un lugar único para observar estrellas.

“Como Enel estamos desarrollando dos proyectos de plantas fotovoltaicas cercanas a María Elena, convirtiéndonos así en vecinos de esta comunidad. Fue en este contexto que nos enteramos de esta iniciativa turística y nos sumamos colaborando, a través de acciones que entregaran las habilidades necesarias a estas personas para poner en valor el territorio. Nos reunimos con ellos, junto a la Fundación Rondó, para saber qué necesitaban, y ellos tenían bastante claro qué era: “profesionalizar lo que hacían”, declaró Carmen Gloria de la Barra, especialista senior en relacionamiento comunitario área Norte de Enel.

Los circuitos no sólo son una remembranza del valor histórico para el norte de nuestro país, sino que también hablan del sacrificio y de un inusitado esplendor producto de la riqueza salitrera. Historias y anécdotas que muy bien conocen y que quieren contar los guías turísticos de este proyecto: Víctor Loyola, Brayhan Milla, Abigail Ferreira, Christian Morales, Songel Aracena, Gustavo Araya y Carla Araya.

“Habíamos hecho guiados a la ex Oficina Salitrera de Pedro de Valdivia, visitas de colegios y yo participaba ahí. Eran guiados informales. Esta fue una oportunidad que estábamos buscando como Asociación, hace mucho tiempo. Teníamos todas las ganas para realizar los guiados. Cuando se dio la posibilidad de poder certificarnos fue muy importante. No lo dudamos, además siempre fuimos partícipes en todo el proceso. Nos trajeron ideas de afuera, nos escucharon y junto a Rondó perfeccionamos las rutas”, contó Carla Araya Sánchez, quien nació en la Ex Oficina Salitrera Victoria, ubicada en la región de Tarapacá.
 

Más Noticias

Más Noticias