País

Minsal confirmó el primer caso de viruela del mono en Chile

Se trata de un adulto de la Región Metropolitana, que viajó a Europa, y que presentó síntomas asociados a la enfermedad.

El contagio fue confirmado a través de un test de PCR. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El contagio fue confirmado a través de un test de PCR. AGENCIA UNO/ARCHIVO

El Ministerio de Salud (Minsal) informó este viernes del primer caso de viruela del mono detectado en nuestro país, el que fue confirmado mediante un test de PCR analizado por el Instituto de Salud Pública (ISP).

Según el comunicado oficial, la persona afectada es un adulto joven de la Región Metropolitana con antecedentes de viaje a Europa. El paciente presentó síntomas asociados a la enfermedad como exantema súbito (manchas en la piel), lesiones vesiculadas, costras en la piel, acompañado por decaimiento y adenopatías.

“La Autoridad Sanitaria Regional aplicó el protocolo de vigilancia establecido por el Ministerio de Salud”, aseguró la cartera.

El ministerio enfatizó además que “la red asistencial está preparada y activada hace semanas y se reitera la importancia de informarse a través de fuentes oficiales”.

“Las medidas de recomendación a las personas es consultar a un médico a las personas que han viajado al extranjero y hayan tenido contacto estrecho piel con piel, incluido relaciones sexuales y presenten: lesiones de la piel de inicio súbito sin otra explicación, con uno o más síntomas como fiebre, ganglios inflamados, dolor muscular o de espalda y decaimiento”, complementó.

¿Qué es la viruela del mono?

La viruela del mono -o viruela símica- es una enfermedad rara y poco frecuente, que se presenta en selvas tropicales de África Central y Occidental, salvo brotes esporádicos en otras regiones del mundo. No se trata de una patología nueva, ya que fue descubierta en 1970.

La transmisión puede ser a través de los animales mencionados, pero también de persona a persona por contacto estrecho. Puede ser a través de secreciones de las vías respiratorias o lesiones en la piel de una persona infectada. Asimismo, puede ser por contacto indirecto con materiales contaminados por fluidos o lesiones. En tanto, la transmisión por gotículas respiratorias requiere contacto prolongado (mayor riesgo en integrantes de la familia de un caso).

Su incubación es de 5 a 21 días. Hasta los primeros cinco días se puede presentar fiebre, dolor de cabeza, cansancio y aumento en volumen de los ganglios linfáticos. De 1 a 3 días después del comienzo de la fiebre comienza el exantema: primero manchas rojas, luego pápulas o vesículas que luego forman pústulas, evolución que demora diez días. Tienden a concentrarse en la cara (95%) y en las palmas de las manos y planta de los pies (75%). Las lesiones van evolucionando todas en la misma etapa, su duración es de 14 a 21 días.

Más Noticias

Más Noticias