País

Movilh e Iguales enjuician proyecto de “Acuerdo de Convivencia No Matrimonial”

Voceros calificaron la iniciativa del Ejecutivo como "discriminatoria" y burocrática. El nombre del proyecto tampoco fue del agrado de nadie.

Por:  Francisco Valenzuela Huerta

El proyecto que estaría viendo el Presidente es un proyecto timorato, que le resta dignidad al vínculo afectivo (…) Además, para una persona que tiene las posibilidades no importa, pero para alguien que tiene pocos recursos, y que comprende de forma limitada los procesos jurídicos, es definitivamente limitante”.

De esta manera, el escritor y representante de la Fundación IgualesPablo Simonetti, rechazó los términos del proyecto elaborado por el Ejecutivo que regula las uniones de hecho.

La iniciativa, según La Tercera,  fue denominada “Acuerdo de Convivencia no Matrimonial” y establece que las parejas que acrediten un año de convivencia podrán inscribirse ante el Registro Civil, sin alterar su estado civil y previo trámite en una notaría.

Sobre el punto Simonetti aseguró a El Dínamo que el hecho de que dos personas se unan en convivencia en una notaría “tiene tanta carga simbólica como comprar un departamento”.Cuestionó, además, la burocracia y complejidad del trámite. “según este proyecto, tendrías que hacer una declaración jurada para atestiguar que llevas un año de convivencia. Después tendrías que firmar un acuerdo de convivencia y un Acuerdo de Vida no Matrimonial en la notaría y, después, tendrías que ir a un registro Civil para inscribir en la partida de nacimiento este acuerdo”, recalca el escritor.

Por su parte, el ingeniero civil Luis Larraín, también fundador de Iguales y ex rostro de la campaña de Sebastián Piñera, calificó como “discriminatoria” la iniciativa si es que se concreta en los términos que publica hoy el matutino.

“No entiendo por qué una pareja de homosexuales tenga que acreditar un año de convivencia y los heretosexuales no tienen que acreditar nada para poder casarse. Es discriminatorio. Hay una especie de desconfianza en los homosexuales”, dice a pesar de que valora el envío de la iniciativa.

Nombre desafortunado

El rótulo que el gobierno le puso al proyecto tampoco cayó bien entre los grupos antidiscriminación.  Simonetti y Larraín consideran que el nombre “Acuerdo de Convivencia No Matrimonial” es “desafortunado”.

Tan desafortunado como haberle puesto Gane a las propuestas en educación. Su nombre habla más de exclusión que de inclusión, ya que es como ”Tú no puedes casarte””, ironiza Simonetti, mientras que Larraín afirma que el nombre del proyecto debe reflejar las ventajas que lleva, pero en este caso “poner No en el título me parece contraproducente”.

En tanto, el presidente del Movimiento de Liberación e Integración Homosexual (Movilh), RolandoJiménez considera “poco feliz” el nombre elegido por el gobierno, aunque enfatiza que ese es un aspecto intrascendente del proyecto. “(El nombre) se puede cambiar vía indicación parlamentaria”, agrega Jiménez, que además dice que esperaran a tener el proyecto oficial para criticar con fundamentos.

Más Noticias

Más Noticias