País

Municipio de Coquimbo desvincula a dos funcionarios tras denuncia de violación grupal en La Pampilla

La víctima entregó su testimonio en redes sociales, señalando que los hechos acaecieron cuando tenía 16 años e involucró a seis individuos.

Los antecedentes del caso están en manos de la Fiscalía Local de Coquimbo. AGENCIA UNO/ARCHIVOLos antecedentes del caso están en manos de la Fiscalía Local de Coquimbo. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Los antecedentes del caso están en manos de la Fiscalía Local de Coquimbo. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Alí Manouchehri, alcalde de Coquimbo, anunció la desvinculación de dos funcionarios tras la denuncia de violación grupal realizada por una joven de 21 años, hecho que habría ocurrido en septiembre de 2017 en La Pampilla. 

En redes sociales, el jefe comunal indicó que “reafirmamos nuestro compromiso con la justicia y no toleraremos hechos tan repudiables, estaremos del lado de las víctimas”.

"En nuestra administración no habrá cabida ni validación de cualquier acto violento en contra de las mujeres. Muy por el contrario, estaremos siempre dispuestos a prestar la ayuda y contención necesaria hacia las víctimas”, precisó.

La víctima entregó su testimonio en redes sociales, señalando que los hechos acaecieron cuando tenía 16 años e involucró a seis individuos.

La joven detalló que estaba "con dos amigas a un carrete en La Herradura, donde estaban carreteando ellos y terminado el carrete en la casa nos ofrecieron un after en un terreno en La Pampilla y éramos tres chicas que íbamos al after y nos fuimos en autos separados”.

“Cuando llegamos a La Pampilla yo era la única mujer y los sujetos me dijeron que las niñas se bajaron del auto en el que iban. Ahí dije puta era la única mujer, me alcancé a tomar una cerveza y les dije si me podían prestar la carpa para dormir y luego irme a mi casa porque era tarde y vivía cerca”, precisó.

B.M. fue entrevistada por radio Guayacán, agregando que "yo me acosté, me saqué los zapatos, me saqué la chaqueta y entro a la carpa. No pasaron más de dos minutos cuando uno de ellos entra, me empieza a hablar, a preguntar que por qué me dormía, y ahí fue cuando empezó el acoso”.

“Después se abrió la carpa y había más gente afuera. Uno de ellos entró y ahí empezó todo. Yo no voy a bajar los brazos”, aclaró.

Los antecedentes del caso están en manos de la Fiscalía Local de Coquimbo.

Más Noticias

Más Noticias