País

Murió Mario Carrión, hermano de empresario asesinado que se quemó frente a La Moneda

El hombre llevaba varias semanas internado en estado grave en la ex Posta Central.

El hecho ocurrió durante la mañana del 15 de abril. AGENCIA UNO/ARCHIVOEl hecho ocurrió durante la mañana del 15 de abril. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El hecho ocurrió durante la mañana del 15 de abril. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Este martes se confirmó el fallecimiento de Mario Carrión, el hombre que el 15 de abril pasado se quemó al interior de un vehículo estacionado frente al Palacio de La Moneda.

Según lo publicado por radio Bío Bío, el deceso fue ratificado por fuentes de la ex Posta Central, recinto en donde el afectado permaneció internado en estado grave por varias semanas.

Carrión llegó en un automóvil Suzuki Maruti hasta el exterior de La Moneda por el lado de la Alameda, para luego prenderse fuego. Fue rápidamente asistido por el personal de Carabineros que se encontraba en el lugar.

Un par de días después del hecho se supo que Mario Carrión era hermano de Pedro Carrión, el empresario que fue secuestrado y asesinado a inicios de año en la Región de Valparaíso.

Jaime Valenzuela, abogado de la familia, explicó la situación señalando que “el fin (del acto) era una protesta en contra de las autoridades administrativas y que tenía como objetivo llamar la atención para tener como efecto tener justicia por el secuestro con homicidio de su hermano”.

El representante de los Carrión manifestó que "este acto de protesta no tenía como fin atentar en contra de su vida, sino que llamar la atención de las autoridades y buscar que se llegue a una condena para los homicidas de su hermano".

Según los antecedentes preliminares, el asesinato de Pedro Carrión se concretó cuando el empresario viajó desde Algarrobo a Recoleta, en la Región Metropolitana, para recibir el pago de 30 millones de pesos por parte de un cliente.

Debido a este hecho hay dos personas en prisión preventiva por su eventual participación: José Luis Yáñez Soria, quien realizaba negocios comerciales con el fallecido y le debía cerca de 170 millones de pesos; y Pablo Solís Castro, trabajador de confianza del primer imputado.

Más Noticias

Más Noticias