País

Nuevos testimonios surgen contra el sacerdote Felipe Berríos

Los antecedentes surgen después de la autodenuncia realizada por Felipe Berrios ante Fiscalía a finales de mayo.

Desde el inicio de las investigaciones, Felipe Berrios fue suspendido del ejercicio del sacerdocio.
Desde el inicio de las investigaciones, Felipe Berrios fue suspendido del ejercicio del sacerdocio.

Nuevos testimonios surgieron en contra del sacerdote Felipe Berríos. La información es del abogado de la Fundación para la Confianza, Juan Pablo Hermosilla, que representa a las presuntas víctimas de acto de connotación sexual que supuestamente fueron cometidos por el jesuita.

Estos nuevos antecedentes surgen después de la autodenuncia realizada por Berríos ante Fiscalía a fines de mayo y la propia investigación canónica que está realizando la Compañia de Jesús sobre las denuncias recibidas.

De acuerdo con el abogado, se trata de testimonios que van desde “acciones muy inapropiadas, extraordinariamente inapropiadas y que causaron daños con jóvenes menores de edad, a conductas en que hay delitos, en mi opinión”.

"Hemos recibido numerosas aproximaciones de personas, de mujeres que han relatado situaciones que van desde abusos de conciencia y otro tipo de prácticas que pueden ser delitos canónicos, a cuestiones que son propias más de delitos penales y civiles", afirmó.

Hermosilla, que también representó a las víctimas de abusos sexuales cometidos por el ex párroco Fernando Karadima, dijo a la Radio Cooperativa que "empiezan a aparecer nuevas personas (denunciantes)", a propósito de que la Iglesia Católica no quiere desmarcarse de estos casos, de acuerdo a sus palabras.

Respecto a la idea de dar inicio a una investigación penal, Hermosilla aclara que “no hay una decisión formal tomada todavía de decir no vamos a participar. Estamos en proceso de evaluación, estamos con intervención terapéutica, viendo las distintas alternativas y qué es lo que les conviene" a las presuntas víctimas. 

"Autoritario y que no respeta los límites"

Consultado por su reacción cuando conoció las denuncias, el abogado Juan Pablo Hermosilla reconoció el impacto que le provocó porque él es "una persona muy atenta, muy adecuada, y de repente empezar a descubrir que esa es una parte de él y que atrás hay una persona autoritaria, que no respeta los límites, que en vez de cuidar a personas menores de edad, adopta posiciones en que termina vulnerándolas".

Sobre la autodenuncia realizada por el jesuita, Hermosilla fue sincero. “No tiene ninguna importancia, ya que la ley chilena requiere que para que se haga una investigación por abuso sexual, una persona tiene que denunciar", concluyendo que lo realizado por el sacerdote es una "maniobra comunicacional".
 

Más Noticias

Más Noticias