País

PDI detuvo a sospechoso por explosión de Beirut en 2020

El hombre de nacionalidad portuguesa era buscado Interpol debido a su eventual responsabilidad en la trágica explosión que afectó a El Líbano.

El individuo venía desde Madrid cuando fue interceptado por los funcionarios policiales chilenos. AGENCIA UNO/ARCHIVOEl individuo venía desde Madrid cuando fue interceptado por los funcionarios policiales chilenos. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El individuo venía desde Madrid cuando fue interceptado por los funcionarios policiales chilenos. AGENCIA UNO/ARCHIVO

Detectives de la Policía Internacional Aeropuerto de la Policía de Investigaciones (PDI) detuvieron a un hombre de nacionalidad portuguesa, quien era buscado por su eventual responsabilidad en la trágica explosión que afectó a la ciudad de Beirut, El Líbano, en agosto de 2020.

El individuo era buscado por Interpol por sospecha de “internar elementos explosivos" en el país asiático, siendo interceptado por los funcionarios policiales chilenos que descubrieron que se encontraba bajo difusión roja.

El prefecto Christian Sáez, jefe de la Prefectura de Policía Internacional Aeropuerto, señaló en declaraciones consignadas por 24 Horas que el sujeto tuvo "participación en internar elementos explosivos en el Líbano, relacionado con una explosión ocurrida en el puerto de Beirut en 2020".

El prefecto Maximiliano MacNamara, jefe de Interpol Santiago, agregó que "la notificación roja en contra de esta persona estaba vigente hasta el día de hoy. En términos generales, permite localizar y detener a una persona en un país extranjero".

El sospechoso, que provenía desde Madrid, fue devuelto a España, donde será recibido conforme a la normativa de ese país y a las indicaciones de la Central Internacional de Interpol.

La trágica explosión

La explosión se registró el 4 de agosto de 2020 en un puerto de la ciudad. La onda expansiva alcanzó gran parte del centro de la capital libanesa, que resultó gravemente dañada. En total, fallecieron 218 personas y más de 6 mil quedaron heridas.

El hecho también generó inestabilidad social, ya que gran parte de la comunidad exigió respuestas de parte de las autoridades de gobierno por una eventual negligencia en el manejo de aproximadamente 2.750 toneladas de nitrato de amonio, que habían sido confiscadas y que no se encontraban almacenadas en buenas condiciones.

La explosión, considerada como una de las detonaciones artificiales no nucleares más potentes de la historia, llevó al gobierno libanés a declarar un estado de emergencia de dos semanas en respuesta al desastre.

Más Noticias

Más Noticias