País

Pandemia agudizó deterioro físico y mental de personas con trastornos alimenticios asociados al gluten

Un estudio de la Corporación de Apoyo al Celíaco (Coacel) señaló que la mayoría de los afectados ha presentado problemas para mantener la dieta y depresión.

Coacel pidió avanzar en el diagnóstico de los trastornos y en la oferta de alimentos libre de gluten. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Coacel pidió avanzar en el diagnóstico de los trastornos y en la oferta de alimentos libre de gluten. AGENCIA UNO/ARCHIVO

La Corporación de Apoyo al Celíaco (Coacel) entregó los resultados de un estudio realizado entre personas que declararon mantener dieta libre de gluten por diversos trastornos alimenticios, el que reveló el grave deterioro físico y mental por la pandemia de COVID-19.

El análisis se realizó entre octubre y noviembre de 2020, a través de una encuesta online que consideró a quienes no podían consumir gluten por enfermedad celíaca (60,4%), sensibilidad no celíaca al gluten (29,3%), alergia al trigo (3,2%) y sin diagnóstico (7,3%).

Entre sus conclusiones, el trabajo arrojó que el 49,9% de los encuestados empeoró su adherencia a la dieta, un 29% reportó haber aumentado sus síntomas y un 43,5 % subió de peso durante la pandemia.

Respecto a salud mental, un 40% de los encuestados presentó signos de depresión y un 29,3% signos de ansiedad.

Como estrategia para mantener la dieta (única vía de tratamiento), un 53% declaró cocinar más en casa, y empezó a utilizar productos que no le eran habituales, pero consideró que eran seguros.

En cuanto a su percepción de la pandemia, el 84% de los encuestados declaró estar seriamente preocupado y un 87%, preocupado especialmente por el desabastecimiento de alimentos libres de gluten.

La investigación se aplicó en un universo de 331 personas mayores de 18 años, de ambos sexos con distintas condiciones que requieren tratamiento con dieta libre de gluten, principalmente pacientes celíacos y con sensibilidad no celíaca al gluten, además de un segmento que sigue la dieta por considerarla una buena opción de alimentación saludable.

“Si bien el grupo de estudio mostró resiliencia, cocinando más en el hogar y aceptando usar ingredientes que les resultaban poco habituales, la mitad consumió alimentos con gluten durante la pandemia, factor desencadenante de enfermedades autoinmunes y de futuras complicaciones”, precisó la presidenta de Coacel, Magdalena Araya.

Ante esta realidad, la corporación pidió a las autoridades y al mundo privado a realizar acciones que permitan mantener el tratamiento con dieta libre de gluten y tratar los síntomas depresivos y la ansiedad para mitigar los efectos de la pandemia en este grupo de población.

El alto costo de los alimentos libres de gluten, el desabastecimiento de estos productos en supermercados y almacenes de barrio, el aumento del desempleo, los altos costos médicos y la desprotección de parte de las autoridades hacia este grupo de personas en nuestro país son elementos condicionantes para que cerca de un 50% de ellos no esté adhiriendo a la dieta libre de gluten”, expresó Araya.

Entre las acciones a tomar, Coacel recomendó facilitar el diagnóstico de la enfermedad e incrementar la oferta de alimentos libres de gluten.

Más Noticias

Más Noticias