País

Parque Safari de Rancagua fue puesto a la venta a fines de mayo

El zoológico enfrenta una polémica por la muerte de la trabajadora Catalina Torres, quien fue atacada por un tigre mientras limpiaba una jaula.

Familiares y amigos de la joven fallecida acusaron al recinto de negligencia. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Familiares y amigos de la joven fallecida acusaron al recinto de negligencia. AGENCIA UNO/ARCHIVO

El Parque Safari de Rancagua, zoológico que enfrenta una polémica por la trágica muerte de una trabajadora que fue atacada por un tigre, se encuentra a la venta desde fines de mayo pasado.

El recinto, que consta de 20 hectáreas equipadas con instalaciones y cabañas para recibir a diversos animales, apareció en el portal Sevendenegocio.net, dedicado a la comercialización de grandes terrenos en distintos puntos del mundo.

Según el anuncio, el recinto está disponible a US$ 30 millones, lo que incluye su terreno, una pequeña colección de animales, 15 cabañas con una laguna, un restorán, un museo de autos y un centro de eventos.

Además se señaló que el zoológico genera anualmente US$4 millones en ventas, y utilidades de US$ 2 millones, además de contar con activos por US$12 millones.

De acuerdo a lo publicado por La Segunda, desde el establecimiento señalaron que hay un interesado de origen español en adquirir las instalaciones, sin embargo se mantienen en espera.

Por los motivos de la venta se afirmó que la familia de Iván Sánchez, fundador y propietario de la empresa, buscaría radicarse en Florida, Estados Unidos, donde ya están invirtiendo en una empresa de aire acondicionado.

La noticia de la venta del Parque Safari se difundió en medio de las diligencias para determinar lo ocurrido con Catalina Torres (21), la joven trabajadora del recinto que perdió la vida el viernes mientras realizaba labores de limpieza junto con los felinos.

Tanto su familia como sus compañeros de trabajo acusaron de negligencia al recinto. Desde el zoológico, en tanto, aseguraron que se cumplieron con todos los protocolos de seguridad y que todas las puertas de las jaulas permanecían cerradas.

Más Noticias

Más Noticias