País

Productor de televisión que cumplía arresto domiciliario por abuso sexual a su hijastra permanece prófugo

El Ministerio Público por su parte emitió una orden de captura en contra del también ex docente de la Universidad del Desarrollo.

Carlos Lobos está siendo buscado por la justicia.  ARCHIVO/AGENCIAUNO
Carlos Lobos está siendo buscado por la justicia. ARCHIVO/AGENCIAUNO

El productor de televisión chileno y ex docente de la Universidad del Desarrollo, Carlos Lobos Hernández, permanece con una orden de captura vigente en su contra, luego de darse a la fuga al no cumplir el arresto domiciliario que le había sido impuesto.

Lobos estaba recluido en su hogar por los delitos de acoso y abuso sexual reiterados hacia una menor de edad, quien es la hija de la que era su pareja en ese momento. 

La madre de la víctima, Yarbet Venegas explicó en entrevistas televisadas cómo eran las dinámicas, que comenzaron cuando la menor tenía 8 años y se mantuvieron hasta que cumplió 15. Lobos había incluso dejado una cámara en la pieza de la hija de Venegas para espiarla.

A pesar que Carlos Lobos estaba con prisión preventiva, desde los tribunales se optó por otra medida cautelar,: el arresto domiciliario. Una vez en su casa, el imputado inmediatamente se dio a la fuga. Por su parte el Ministerio Público ya emitió una orden de captura contra el prófugo.

El testimonio

La víctima, Martina, publicó en su Instagram un relato donde acusa que Lobos, que en ese entonces trabajaba en Mentiras Verdaderas , le hacía participar en juegos de índole sexual.

“Más de una vez empezamos a jugar a vendarnos los ojos y probar ciertas cosas y uno tenía que adivinar lo que estaba probando (…) ahora me doy cuenta que probablemente más de una vez le hice sexo oral (…) empezaron roces sobre la ropa y él refregaba su asquerosidad en mí (…)  A veces me tomaba de las caderas y me obligaba a sentarme sobre él, para que pudiera moverme; sentía su pene asqueroso sobre mi ropa, me daban ganas de llorar y gritar y no podía por sus amenazas”, redactó.

“Las cosas siguieron y pudieron detenerse hace 2 años, nunca dejó de rozarse contra mí, de grabarme cada vez que estaba desnuda (…) Nunca supe qué hacía con esos videos, pero hasta hoy me siento insegura con mi cuerpo, le tengo miedo a los hombres, tengo un trauma”, explicó la joven.

Más Noticias

Más Noticias